Cómo aprender un idioma extranjero fácilmente

Aprender un idioma: 10 consejos y trucos

Cómo aprender un idioma extranjero fácilmente

Cómo aprender un idioma extranjero fácilmente

Podrás aprender fácilmente varios idiomas con los consejos siguientes.

Mateo Youlden habla nueve idiomas con fluidez y entiende doce más. Un colega cuenta cómo le escucha cambiar constantemente de un idioma a otro (ya no sabe si es Inglés).

Si piensas que tú nunca podrás llegar a ser bilingüe, sigue leyendo.

Tener buenas razones

Si no tienes una buena razón para aprender un idioma, será poco probable que mantengas la motivación a largo plazo. Por ejemplo, impresionar a otros con tu inglés no es lo que podría llamarse una buena fuente de motivación.

Aprender inglés para comunicarse directamente con nativos ingleses, sí es una excelente razón para aprender el idioma. Sean cuales sean tus motivaciones, una vez que hayas elegido el idioma que deseas aprender, es crucial que te concentres en ello.

Debes aprender la lengua que desees y hacer todo lo que puedas para que forme parte de tu vida diaria.

Sumérgete en el idioma

No importa la técnica, trata de practicar el lenguaje cotidiano.

Tiende desde el primer momento a asimilar tanto como te sea posible. Cuando decidas aprender un idioma trata de usarlo un poco cada día. Poco a poco, a medida que pasen los días, trata de pensar, escribir e incluso hablar contigo mismo en ese idioma. Se trata de poner en práctica lo que aprendiste, ya sea escribiendo un correo electrónico, hablando contigo mismo, escuchando música, radio…

Sumergirte en la cultura asociada a la lengua que estás aprendiendo, es extremadamente importante. Recuerda que lo mejor que te puede pasar cuando hables en un idioma extranjero, es que te escuchen. Ser capaz de mantener una conversación, aunque básica, es una recompensa increíble.

El logro de este objetivo te mantendrá motivado para seguir practicando. Ten siempre en cuenta la adaptación de tu propia mentalidad a la de las personas hablantes nativas (es la clave del éxito). Por supuesto que no todos los que hablan español, hebreo o francés tienen la misma forma de pensar, pero el objetivo es utilizar el lenguaje aprendido como una herramienta para construir tu propio universo lingüístico con sus códigos y especificaciones.

Buscar un compañero

Mateo aprendió varios idiomas con su hermano gemelo Michael (juntos empezaron a aprender griego cuando tenían ocho años de edad). Michael y Matthew desarrollaron sus superpoderes en virtud de competencia entre hermanos: “Nos motivamos uno a otro para conseguir más y más. Si uno de nosotros se da cuenta de que el otro es mejor en un idioma, el otro trata de superarle y viceversa”.

Si no tienes un hermano para aprender junto a él un idioma, cualquier amigo te servirá para mantenerte motivado. Es una muy buena técnica. Comunicarse con alguien es el primer objetivo de cualquier aprendizaje de idiomas.

Aprendizaje útil

Para avanzar realmente, interactuar con otras personas puede despertar tu interés por el lenguaje. Se trata de aprender un idioma con el fin de hablarlo con otras personas.

Tienes que ser creativo en su uso diario, por ejemplo cuando viajes a otro país. Pero, es obvio que no tienes que ir al extranjero para practicar. Puedes hacerlo en un restaurante de ese país establecido en el tuyo.

Que te sirva de diversión

Sé creativo en el uso de tu conocimiento. Los dos hermanos antes descritos escribían y grababan canciones griegas para practicar el idioma. Al igual que ellos, busca formas divertidas para usar la lengua que estás aprendiendo: crea una reproducción de audio o un dibujo animado con un amigo, escribe un poema, cocina platos típicos de recetas de ese país…

Compórtate como un niño

Esto no quiere decir que debes ser caprichoso en las tiendas o cuando comes fuera. Significa que hay que tratar de imitar la forma en que aprenden los niños. La idea de que tienen una mejor capacidad de aprendizaje que los adultos, es en gran parte una leyenda. Investigaciones recientes han puesto de relieve la falta de correlación directa entre la edad y la capacidad de aprendizaje.

La clave puede ser adoptar actitudes infantiles y deshacerse de los tabúes: no tomar todo demasiado en serio, jugar con el lenguaje y, sobre todo, no tener miedo de cometer errores. Uno aprende a caminar tropezando.

Pero, los errores aunque se aceptan en los niños, se convierten en tabú en la edad adulta. ¿Cuántas veces has escuchado decir “No sé (nadar, conducir, hablar español…)” en lugar de “no he aprendido todavía”? Cometer errores es un tabú social en el que los niños no se sienten afectados. En el aprendizaje de un idioma, admitir que uno no sabe todo y aceptarlo, es la clave del éxito. Deshazte de tus inhibiciones de adulto.

Deja tu zona de confort

Una vez que admitamos cometer errores, admitiremos mejor encontrarnos en situaciones potencialmente embarazosas. Puede ser intimidante al principio, pero es la única manera de progresar realmente.

No importa cuántas horas pases estudiando, no podrás expresarte en un lenguaje sin practicar. Háblale a los extranjeros en su idioma y trata de, a modo de broma, hablar en el idioma que estás estudiando a tus amigos. Cada vez que interactúas y pones tus habilidades a prueba, tu zona de confort se ensancha y ganas confianza en tu proceso de aprendizaje. Al principio, siempre habrá dificultades en la pronunciación, gramática, sintaxis y comprensión, que será muy limitada.

Pero, lo más importante es el desarrollo de una relación intuitiva con el lenguaje. Los hablantes se apropian de la lengua y hablan de manera intuitiva.

Escuchar

Antes de hablar tienes que aprender a escuchar. Sucede lo mismo con el aprendizaje de idiomas. Cualquier idioma puede parecer extraño la primera vez, pero al oírlo te familiarizarás con los sonidos y encontrarás más fácil hablarlo. Desde un punto de vista morfológico somos capaces de pronunciar todos los sonidos, incluso si no tenemos el hábito.

“Por ejemplo, la R no existe en inglés. Cuando empecé a aprender español, tuve que aprender a pronunciar palabras como “perro” o “reunión”. Para mí, la mejor manera de dominar la pronunciación de una palabra difícil, es oírla constantemente y tratar de visualizar o imaginar cómo se pronuncia, porque cada sonido corresponde a una parte muy específica de la boca y la garganta”.

Mira a los otros cuando hablan

La movilización de la lengua, los labios y la garganta varía en función del idioma que hablamos. La pronunciación tiene consecuencias tanto físicas como mentales. Una buena manera de trabajar en su pronunciación, por extraño que pueda parecer, es observar cuidadosamente a alguien que pronuncia una palabra, comprender el sonido en cuestión y tratar de imitar ese sonido. Puede que no sea fácil al principio, pero con el tiempo llegará a serlo.

Es sólo una cuestión de formación. Si no tienes la oportunidad de observar e imitar a un hablante nativo en vivo, mira películas o televisión en lengua extranjera. Te ayudará de la misma manera.

Hablar

Si no hay gente a tu alrededor con quien ejercitar ese derecho, ¿por qué no hablas contigo mismo? Puede sonar extraño, pero el diálogo con uno mismo en el idioma que estamos aprendiendo, si no tenemos la oportunidad de practicarlo con regularidad, es una gran manera de practicar. Te ayudará a recordar el vocabulario y te dará confianza mientras esperas la próxima oportunidad de hablar con alguien.

Relajarse

Tus contactos no se van a molestar si cometes errores cuando hables con ellos en su idioma. Si empezamos una conversación explicando que todavía estamos aprendiendo y nos gustaría practicar, la mayoría de la gente responderá con paciencia, te alentará y estarán encantados de ayudarte.

A pesar de que aproximadamente mil millones de personas en el mundo han aprendido Inglés, la mayoría prefiere hablar su lengua materna cuando se les da la opción. Te sentirás más cómodo si tomas la iniciativa de hablar en tu lengua materna pero te conviene practicar.

Tu experiencia será más rica donde quiera que vayas si eres capaz de comunicarte y entender lo que te dicen.

Cómo aprender un idioma fácilmente

Cómo aprender un idioma fácilmenteDespués de considerar el “cómo”, ten en cuenta el “por qué” de aprender una lengua diferente. Cada lengua contiene una visión específica del mundo Descubrir un nuevo lenguaje te dará la oportunidad de enriquecer tu propio punto de vista.

Incluso en el caso de idiomas muy similares como el español y el portugués, podemos notar algunas diferencias en la mentalidad.

No aprender otro idioma significaría renunciar a la diversidad de visiones específicas para cada uno. Hablar un solo idioma es una manera triste y aburrida de percibir el mundo. Son muchos los beneficios de aprender un idioma.

Consejos para aprender un idioma extranjero

El aprendizaje de un idioma extranjero implica vocabulario, verbos irregulares, gramática, acento… Una amplia gama de dificultades que se temen antes de comenzar. Sin embargo, el aprendizaje de una segunda lengua es una fuente de enriquecimiento personal y abre muchas puertas profesionales.

Mejor cuanto más aprendas

Es bien sabido que los niños aprenden más fácilmente que los adultos. ¿Por qué no darles una segunda lengua a una edad temprana? Por otra parte, el aprendizaje permite que el cerebro se desarrolle con mayor facilidad.

Nada mejor que viajar a un país extranjero para aprender el idioma

Si puedes, ¿por qué no irte seis meses al extranjero? Te facilitará el aprendizaje mezclarte con hablantes nativos. Te permitirá hacerte con la musicalidad del lenguaje y las expresiones de la vida cotidiana no necesariamente registradas en los libros.

Ver películas y series en versión original

Hay otras maneras de practicar el idioma si no puedes viajar al extranjero: ver películas y series en versión original subtituladas. Te permitirá escuchar el idioma real y descubrirás algunas expresiones comunes. Según estudios realizados, el nivel de los niños en inglés ha mejorado desde que ven dibujos animados en versión original.

Aprender frases, no palabras

Aprender palabras por sí solas no es el enfoque correcto. De hecho, a menudo es difícil volver a utilizarlas en el contexto adecuado. Por esta razón, es recomendable aprender frases enteras para proyectarlas en una situación particular (será más fácil recordarlas y volver a utilizarlas más adelante).

Repetir y repetir

Te ayudará en el lenguaje practicar un mínimo de quince minutos cada mañana. El aprendizaje es bueno pero la clave es recordar. Te ayudará a dominar el idioma a largo plazo escucharlo y leer varias veces las mismas frases,.

No te centres en la gramática

Por supuesto, las reglas de la gramática y verbos irregulares son importantes. Sin embargo, lo principal es entender el idioma. Es así cómo funciona el lenguaje.

Hablar y practicar

El segundo paso una vez que los conceptos básicos se aprenden, es participar y hablar. Si tienes en red amigos extranjeros, perfecto. Si no es así, trata de registrarte en los foros o practica el idioma con un profesor. La práctica es la clave del éxito.

Atrévete a cometer errores

Aunque hayas trabajado duro, los errores del principiante son inevitables. Sin embargo, es importante no centrarse en el pasado y entender las conversaciones. La clave es hacerte entender por tu audiencia y corregir los fallos sobre la marcha.

Fijarse metas

Aprender un idioma es largo, tedioso y riguroso. El establecimiento de objetivos es esencial para mantener la memoria. Dos días a la semana, durante una hora, puedes trabajar el idioma de tu elección y repetir ciertas frases todos los días durante quince minutos.

Diversificar tu aprendizaje

Leer, ver películas en VO, hablar con tus amigos… No importa cómo, lo más importante es que te produzca placer el aprendizaje de otra lengua.

Vete a encuentros internacionales para practicar el idioma. Aunque no entiendas mucho, te vas a divertir.

Échale valor.

Los ingredientes para el aprendizaje de un idioma

Aprender un idiomaUsar el lenguaje es tan simple como pasar nuestras ideas a sonidos. Olvida el texto y céntrate en el habla. Si puedes en el nuevo idioma conseguir cambiar tus ideas a sonidos, estás en el camino correcto. Mira lo siguiente para lograr este objetivo.

Fonética

La mejor manera de aprender un idioma, la más natural y eficaz, es escucharlo hablar. En casa con amigos, en la televisión, durante un curso de idiomas o en MP3, es esencial escucharlo. Hay que acostumbrarse a los sonidos para utilizarlos al hablar.

Cuando somos bebés podemos reconocer los sonidos de todos los idiomas del mundo (hay alrededor de 150 sonidos de idiomas en el mundo). Más tarde, normalmente hablamos una lengua nativa y esta capacidad se pierde debido a que el cerebro sólo tiene que reconocer los sonidos de su lengua materna.

Francés e Inglés, hay alrededor de 40 sonidos comunes en ambos idiomas. En el francés que aprende el inglés, debe aprender a reconocer diez sonidos que existen en inglés pero no en francés. Es algo muy sencillo que se debe tener en cuenta.

Sin importar el idioma que estás estudiando, los acentos son atractivos pero sólo cuando se entienden.

El vocabulario

Otro ingrediente de interés es el vocabulario. Es decir: las palabras y, especialmente, las expresiones que tengan sentido, que comuniquen una idea en la lengua. El gran error que cometen algunos estudiantes, es participar en un vocabulario de aprendizaje al azar o con una lista de palabras individuales.

El secreto para memorizar el vocabulario es simple: centrarte en las palabras más comunes que te sirvan y reutilizarlas a voluntad. Debes guardar cada palabra en su contexto con el fin de relacionarlas con lo que aprendes.

Para tener una idea de las palabras más comunes en el idioma de destino, utiliza las listas y el diccionario con frecuencia.

Para el contexto, la gran mayoría de palabras, por sí solas, no tienen sentido ni utilidad. Si dices “azul” en inglés, puede ser por el color pero también podría significar “estar triste”.

Se demostró que la técnica que conduce a una mejor retención del vocabulario, es memorizar las palabras de una frase que tengan sentido y, cuando sea posible, mediante la visualización de su significado. La gente, a menudo, subestima su memoria.

La mejor manera de asimilar el vocabulario rápidamente se produce combinando los dos elementos anteriores: tomar las palabras en el orden de su frecuencia y aprender por separado el contexto, la pronunciación y la visualización del significado de la frase que se aprende.

Gramática

La gramática se aprende de manera intuitiva con la práctica, no por el estudio. Es más eficaz la práctica en la gramática.

La mejor manera de corregir frases no es pasarse tres horas leyendo un libro de gramática. La mejor manera es pasarse tres horas con las personas que hablan la lengua e imitarlas de forma natural pasando tiempo en su compañía. Puedes hablar con extranjeros, escuchar libros de audio y ver programas de televisión. Internet ha cambiado el juego a este nivel.

Si entiendes y memorizas el idioma, lo hablarás correctamente. Los libros de gramática sirven para averiguar que existe un nuevo idioma como el menú en un restaurante.

Un libro de gramática te permite enterarte de las diferencias entre idiomas. Dicho esto, huye de los cursos que te hacen pasar horas analizando la gramática de una frase. Es una pérdida de tiempo y dinero. No es eficaz para hablar el idioma.

No tengas miedo de la gramática. La aprenderás por ti mismo a medida que practiques el idioma mediante la repetición de lo que has oído decir a los nativos.

La receta para hablar un idioma

Es bueno saber que el lenguaje está compuesto de sonidos, vocabulario y gramática. Pero, ¿cómo combinarlo todo?

La mejor manera de asimilar los sonidos de la lengua es practicar las palabras básicas. La mejor manera de asimilar el vocabulario es practicar con frases enteras que tengan sentido.
Hay recetas que funcionan para lograrlo:

  • Pimsleur para ayudar en la pronunciación y conversación. Con el método Pimsleur podrás memorizar de forma natural oraciones básicas.
  • Couchsurfing para satisfacer todos los gustos. El placer de las lenguas vivas es utilizalas. CouchSurfing será tu amigo para la práctica.
  • Assimil para que te acompañe. El método Assimil está lejos de ser perfecto pero abarca muchos idiomas. Elige uno de sus métodos. Será suficiente para aprender palabras, frases y ver que avanzas semana tras semana y mes tras mes.
  • Contenido completo. Canciones, programas de televisión, películas, libros…

Utiliza tu nuevo idioma durante todo el día. Aprovecha tu tiempo para practicarlo (ver la televisión en un idioma extranjero). Utilízalo en el transporte, practícalo antes de acostarte… Todo esto te permitirá progresar rápidamente al ser regular en la práctica.

El aprendizaje de una lengua deja mucho espacio para la libertad y la flexibilidad. Con los ingredientes y las recetas anteriores, se puede confiar en el hecho de que progreses lo suficiente como para ver tu progreso y hablar el nuevo idioma.

Lo más frustrante en un idioma es tener la impresión de no avanzar a pesar de las horas y el dinero invertido. La receta anterior te permitirá ver el resultado de tus esfuerzos y te animará a poner aún más energía en el proyecto sin tener la impresión de que es un esfuerzo.

El texto

El texto es sólo un medio de escritura sobre el papel teniendo en cuenta que lo principal en el idioma es hablarlo. Aunque, te ayudará, también, aprender a leer el texto y pronunciarlo correctamente.

Sin embargo, en la medida de lo posible, trata de comenzar con un enfoque oral del 100%. Esto te permitirá desarrollar buenos hábitos de pronunciación temprana en el habla. Centrarse en el texto (en las clases) tiende a hacer que las personas eviten la vía oral.

Observar los ingredientes, mezclarlos con la receta anterior y tener largas horas de exploración, descubrimiento y conversación será lo mejor para el aprendizaje de nuevas lenguas.

Cómo aprender el inglés online fácilmente en video

Aprender inglés en video

Artículos relacionados:

Add Comment