Dieta y alimentos para bajar el colesterol

Dieta y alimentos para bajar el colesterol

Dieta y alimentos para bajar el colesterol

Dieta y alimentos para bajar el colesterol

Los alimentos son una parte esencial en el tratamiento de la hipercolesterolemia. La dieta podría adoptarse a todos nosotros. Ahora más que nunca se sabe lo importante que es seguir una buena alimentación. Intentaremos asesorarte para que te alimentes correctamente.

Colesterol: la importancia de la dieta

Las personas pueden utilizar los alimentos y los medicamentos para reducir sus valores elevados de colesterol. Es importante que un médico les asesore.

¿Cuáles son las medidas dietéticas generales prescritas por el médico en caso de colesterol alto?

Hay tres principios fundamentales diseñados para reducir el nivel de colesterol. El primero será limitar la ingesta de ácidos grasos saturados que se encuentran, sobre todo, en los alimentos de origen animal. No olvides que las galletas, pasteles y otros muchos platos también tienen cantidades altas de grasas saturadas.

Estas grasas saturadas deben ser reemplazadas por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas o “grasas buenas”. Se encuentran en los aceites y en el pescado. Se limitará la ingesta de alimentos ricos en colesterol como huevos y vísceras. Por último, se deberá aumentar el consumo de fibra contenida en los vegetales, frutas y algunos cereales.

Es importante tener en cuenta que estas medidas dietéticas siempre irán de la mano con medidas nutricionales más generales como la lucha contra el aumento de peso que agrava el colesterol y el mantenimiento de una actividad física regular que tiene efecto sobre el colesterol y el sistema cardiovascular.

En lugar de hablar de la dieta contra el colesterol, preferimos hablar de cambios en el estilo de vida.

No sólo hay que reducir el colesterol, también hay que luchar contra otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, la diabetes, el sobrepeso, la inactividad física, el tabaquismo…

¿Por qué el médico inicia el tratamiento con medidas dietéticas sin que, necesariamente, tenga que recetar medicamentos?

En todos los casos, deben ser implementados cambios en el estilo de vida. En la mayoría de los casos, el tratamiento se inicia con medidas dietéticas y sin medicación.

Después de un mes de seguimiento puede que se reduzca el colesterol malo (LDL-C) entre un 5 y un 30%. Los medicamentos serán introducidos después de dos o tres meses de seguimiento de las medidas nutricionales si se comprueba que no han sido suficientes para bajar el colesterol al valor deseado.

¿Los tratamientos dependerán de los niveles de colesterol?

Sí. Los niveles de colesterol determinarán si se comienza rápidamente el tratamiento farmacológico o se espera cierto tiempo. Todo dependerá de los antecedentes de la persona y su riesgo cardiovascular.

En pacientes con alto riesgo cardiovascular que además tienen otros factores de riesgo como hipertensión, diabetes o antecedentes cardiovasculares (infarto, accidente cerebrovascular), se deberá ser mucho más exigente en cuanto al valor del colesterol que en un paciente joven sin ningún factor de riesgo y al que le fue detectada por primera vez la hipercolesterolemia.

Por lo tanto, si la persona está cerca del valor deseado, las medidas dietéticas, en la mayoría de los casos, serán suficientes. Si, por el contrario, la persona ya ha tenido un ataque al corazón y tiene el colesterol alto, además de medidas dietéticas se le prescribirán medicamentos.

¿Se puede tomar una dieta menos adecuada si se toma medicación?

Dieta para el colesterolNo. Las medidas dietéticas se deben seguir indefinidamente. El efecto de estas medidas sirve como medicina complementaria. Así se consigue abordar el problema por diferentes vías. Además, estas medidas tienen un efecto beneficioso directo sobre el sistema cardiovascular.

También, una adecuada dieta permitirá tomar la menor dosis posible de medicamentos para, de este modo, disminuir el riesgo de efectos secundarios. El colesterol alto es una enfermedad crónica que requiere una mejora gradual en los hábitos de vida y, si es necesario, la introducción de la medicación.

¿Qué pasa con los productos anticolesterol? ¿Cuándo se recomiendan?

Entre los productos anticolesterol se incluyen los que ayudan a limitar el exceso de colesterol. La mayoría de las margarinas “clásicas” son relativamente bajas en grasas saturadas y, por lo tanto, un buen sustituto de la mantequilla.

Algunos productos tienen la ventaja de ser fitosteroles. Se llaman así porque poseen sustancias que reducen los niveles de colesterol en plasma y, por lo tanto, pueden ser útiles en pacientes con hipercolesterolemia.

La gama de productos con fitosteroles añadidos incluyen margarina, yogur y leche. Sin embargo, estos productos deben permanecer como sustitutos y no pueden agregarse a la dieta habitual.

¿Qué pasa con ciertos quesos en los que las grasas saturadas están parcialmente reemplazadas con grasas no saturadas?

En algunos quesos, las grasas saturadas se sustituyen por grasas insaturadas (pueden ser una buena alternativa para las personas con hipercolesterolemia).

Si estos productos son consumidos con moderación, se ajustarán perfectamente a la alimentación como parte de un plan a largo plazo ayudando a limitar el exceso de colesterol dentro del marco de una dieta adecuada.

Alimentos para bajar el colesterol

Una buena dieta es el primer tratamiento para el colesterol alto. Incluso, a veces, una buena dieta puede evitar el tratamiento con medicamentos y reducir el riesgo cardiovascular. Hay muchas razones para adoptar buenas reglas dietéticas.

Veremos algunos consejos que pueden ayudarte.

Algunas de las prioridades de la dieta

Las prioridades dietéticas están bien definidas e incluyen:

  • Reducir la ingesta total de grasa que no debe exceder del 30 al 35% de las calorías totales (en lugar de las 40 a 42% o más que se toman hoy en día).
  • Reducir las grasas saturadas que causan un aumento del colesterol (especialmente el colesterol “malo” LDL). Se encuentran en la mantequilla, alimentos de origen animal (carne, huevos, queso, leche entera), pasteles, tartas y algunos productos industrializados como galletas, platos preparados, etc.
  • Hacer hincapié en los ácidos grasos insaturados (poli y monoinsaturados) porque permiten una disminución del colesterol total y el LDL preservando el colesterol “bueno” HDL a través ácidos grasos monoinsaturados. Proporcionan estos ácidos grasos los aceites vegetales de girasol y maíz que son ricos en grasas poliinsaturadas. Contienen monoinsaturados, el aceite de oliva, los cacahuetes, las margarinas derivadas de estos aceites, las frutas oleaginosas secas y los pescados grasos de los mares fríos que proporcionan ácidos grasos altamente poliinsaturados.
  • Limitar el colesterol en la dieta porque puede aumentar el colesterol de la sangre. Está presente en las grasas animales (mantequilla, carnes grasas y quesos), en las vísceras y en la yema de huevo.
  • Aumentar las ingesta de las protectoras vitaminas antioxidantes como la vitamina C, E y betacaroteno, carotenoides y polifenoles. Se encuentran principalmente en las frutas y verduras frescas.
  • Bajar de peso en caso de sobrepeso, incluso unos pocos kilos, siempre es beneficioso y, a veces, suficiente para corregir el exceso de colesterol.

Alimentos para bajar el colesterol

Hay que seguir algunas reglas simples:

  • Sustituye la mantequilla por la margarina vegetal rica en ácidos grasos poliinsaturados y, posiblemente, enriquecida con fitoesteroles (antioxidantes vegetales). Los estudios muestran que el consumo de 20 g al día de este tipo de margarina (aporta 3 g de fitoesteroles) reduce un 10% la tasa de colesterol en sangre.
  • Consume aceite de oliva para obtener un equilibrio óptimo de ácidos grasos.
  • Come productos lácteos bajos en grasa (leche o yogur descremado o bajo en grasa, quesos bajos en grasa) para reducir el consumo de ácidos grasos saturados sin dejar de beneficiarte de su riqueza nutricional en calcio y proteínas.
  • Evita los pasteles y los embutidos con excepción del jamón cocido y el jamón serrano (elimina la grasa visible).
  • Come pescado dos o tres veces a la semana. También, carnes magras (no olvides retirar las partes visibles de grasa).
  • No excedas de dos huevos por semana (la clara se puede comer sin limitación).
  • Elige frutas y verduras de temporada.

¿Qué dieta tomar contra el colesterol?

Dieta para bajar el colesterolLos riesgos cardiovasculares y otros problemas de salud aparecen si se abusa de menús demasiado ricos en colesterol y si se consumen ciertas grasas en el menú diario. Es importante controlar la dieta para mantenerse sano.

Dieta variada

Lo primero que tenemos que hacer es comer variado. Limitarse a consumir una sola categoría de alimentos no nos mantiene sanos. La dieta deberá ser variada e incluir frutas, verduras, proteínas, azúcares lentos y rápidos, y grasa (la grasa hay que elegirla con cuidado).

A menudo olvidamos decir que los lípidos son absolutamente esenciales para el equilibrio de la comida. Una dieta variada consiste en comer de todo.

Si queremos comer sano y, sobre todo, evitar el aumento de los niveles de colesterol, debemos seguir algunas reglas básicas.

Hacer hincapié en las grasas no saturadas

Las grasas no saturadas se encuentran en los aceites de girasol, maíz, soja y oliva. También en los frutos secos y las semillas de uva.

Los omega 3 también están presentes en los pescados y mariscos. Las grasas insaturadas son buenas para el funcionamiento del cuerpo humano.

Evitar el exceso de grasas saturadas

Sabemos que comer en exceso algunos ácidos grasos saturados juega un papel importante en el riesgo de desarrollar problemas cardíacos. Consumir en exceso grasa saturada puede aumentar el colesterol.

Este colesterol comenzará depositarse en las arterias formando placas ateroscleróticas y puede ser responsable de enfermedades. Por esta razón, la ingesta de grasas, en general, no debe exceder del 30 al 35% del total de las calorías (menos de un 10% de las calorías deben provenir de grasas saturadas). Concretamente, esto significa que un hombre no debe consumir más de 25 gramos de grasa saturada al día y las mujeres no más de 21 g.

Por lo tanto, evita comer en exceso carnes grasas (res, cerdo, cordero) y otros alimentos que las contengan.

Consumir una dieta variada y equilibrada ayuda a limitar el exceso de colesterol. Consulta con tu médico.

Artículos relacionados:

Add Comment