Funcionamiento y técnicas de la meditación

Las diferentes técnicas de meditación

Técnicas de meditación

Técnicas de meditación

Existen cientos de técnicas de meditación pero tranquilícese, es inútil conocerlas todas para comenzar. En realidad, está desaconsejado. Para empezar, sólo dos o tres técnicas serán necesarias.

Más vale concentrar su energía y sus esfuerzos en algunas técnicas que en muchas. Usted progresará así más rápidamente.

Los cuatro tipos más corrientes de meditación son: la meditación vipassana, la meditación transcendental, la meditación Zen y la meditación en conciencia plena.

La meditación Vipassana

La meditación vipassana principalmente está basada en la respiración. Permite, entre otras cosas, desarrollar su concentración y su atención. Esta meditación está a menudo considerada como la base de otras técnicas de meditación porque sin concentración ni atención, es casi imposible progresar sobre la vía de la meditación.

La meditación transcendental

La meditación transcendental es una técnica de relajación profunda y de desarrollo de la conciencia. Se basa particularmente en la utilización de mantras (frases o palabras repetidas numerosas veces). Algunos consideran que es la más fácil porque ofrece un soporte más concreto de concentración pero en realidad, su control perfecto requiere de una gran experiencia.

La meditación Zen

La meditación Zen se basa en la experiencia inmediata y la comprensión. Esta meditación utiliza técnicas para cambiar la visión que tenemos de la realidad. Permite un cambio radical del punto de vista sobre el mundo y nosotros mismos, simplemente por el rodeo de la observación y de la reflexión. Algunos la encontrarán más palpable, para otros será totalmente hermética.

La meditación de conciencia plena

Esta forma de meditación permite librarse del flujo de pensamientos que atraviesa sin cesar nuestro espíritu y estar plenamente despiertos en el instante presente. Se trata de darse cuenta, en cada instante, de su cuerpo, del de otros y de su entorno. Permite “ser despertada”, la conciencia plena de uno mismo y de otros, en cada momento de su existencia.

Usted puede hacer su primera sesión de meditación de conciencia plena desde ahora, si lo desea. Basta para esto con cerrar los ojos, con disminuir ligeramente su respiración y con concentrarse en la sensación que le produce el aire que entra y sale por sus ventanas nasales.

Se dará cuenta de que es difícil quedarse concentrado en esa sensación porque pensamientos e ideas atraviesan sin cesar nuestro espíritu y nos impiden quedar totalmente concentrados. Cuando su espíritu se distrae, trate de reconcentrarse sobre la sensación del aire en sus ventanas nasales.
Haga la prueba tres minutos antes de continuar su lectura.

Felicitaciones, usted hizo su primera sesión de meditación. Por supuesto, no se trata de una verdadera sesión, pero habrá podido descubrir una sensación ligera de relajación y de descanso. Es un principio. Imagine los resultados después de algunas semanas de práctica con todas las reglas del arte y con sesiones más largas.

El principio de funcionamiento de base de la meditación

El principio de base de la meditación es desarrollar su atención y su concentración. El desarrollo de estas dos facultades puede tener repercusiones extraordinarias sobre todas las dimensiones de nuestra vida.

Si usted hizo la pequeña prueba de meditación del párrafo precedente, se dará cuenta que es difícil guardar su atención sólo fijada sobre un sujeto en particular (la respiración por ejemplo) sin que otros pensamientos surjan en su espíritu. Sería esto sólo durante algunos minutos.
Utilizamos aquí el término “pensamientos” con sentido ancho: un pensamiento que puede ser una idea, una emoción, una recuerdo…, etc.

En realidad, cada día, los pensamientos se suceden en nuestro espíritu, en fila india, sin tregua. Casi no hay ningún segundo durante el cual nuestro espíritu no esté acaparado por un pensamiento cualquiera.

También percibimos que controlamos muy poco los pensamientos que nos pasan por la cabeza. Reaccionamos instintivamente a esos pensamientos, por automatismo la mayoría de las veces sin verdaderamente comprender lo que hacemos y por qué lo hacemos. Utilizamos por otra parte los términos ” perdido en sus pensamientos ” o ” ahogado en sus pensamientos ” o ” absorbido en sus pensamientos”.

Desarrollar su atención y su concentración permite controlar este flujo y retroceder con relación a todos estos pensamientos, permite estar más presentes en lo que estamos haciendo, escuchando nuestro cuerpo, nuestras aspiraciones más profundas y estando, también, a la escucha de otros.

En efecto, liberando nuestra atención de este diálogo interior disponemos de más atención para escuchar a otros. Desarrollando nuestra capacidad de escucha, nos volvemos más tolerantes, más comprensivos, más sociales, más dulces y más confortables con los demás.

Desarrollar nuestra atención y nuestra concentración permite un trabajo extraordinario sobre nosotros. Es la base de todo trabajo de desarrollo interior. La concentración permite escanearse interiormente con una gran precisión y levantar los velos sobre las incomprensiones, las tensiones internas, las contradicciones y las mentiras que nosotros mismos creamos.

Comprendiendo los mecanismos que nos habitan y que nos animan, aprendemos a aceptarnos tales como realmente somos, con nuestras calidades y nuestros defectos. Es el primer paso hacia la defensa de la felicidad y la sabiduría más grande.

Este paso interior es posible sólo gracias a una gran atención y una gran concentración, sin estar distraídos por nuestro flujo de pensamientos. Si no, es imposible profundizar en las cosas y encontrar las verdaderas respuestas a nuestras interrogaciones.

Aunque usted no está listo para una introspección tan profunda, el crecimiento de su capacidad de atención le proporcionará numerosos beneficios en su vida cotidiana.

Los beneficios de la meditación

Funcionamiento de la meditación

Beneficios de la meditación

Cuando la meditación es practicada correctamente, comenzamos a sentir los primeros beneficios al cabo de dos o tres semanas. Una transformación interna más profunda se produce al cabo de algunos meses de práctica. Los beneficios de una práctica regular de la meditación son numerosos y han sido probados por millares de estudios científicos en el curso de los siglos.

Anotamos por ejemplo un desarrollo muy neto de las capacidades mentales particularmente de la concentración y de la atención. Los meditantes son más ágiles mentalmente, más vivos que los demás. Son capaces de integrar y de comprender, rápidamente, problemáticas muy complejas y a la vez son creativos y están estructurados mentalmente.

También observamos diferencias marcadas al nivel de los comportamientos. Las personas que practican la meditación son más dulces, más cuidadosas con las otras, más sociables y más tranquilas. Estudios sobre el estrés mostraron que el meditante posee un nivel de estrés del treinta al cuarenta por ciento inferior a los que no practican la meditación y los que poseen un estilo de vida comparable. El meditante es menos propenso a la cólera y a la depresión. Los numerosos psicoterapeutas utilizan la meditación en sus terapias contra la depresión.

Observamos por fin diferencias físicas: Mathieu Ricard, uno de los monjes más eminentes budistas franceses, emisario oficial del Dalai-lama en Francia y de la formación científica, probó que después de tres meses de meditación, se observaba un fortalecimiento del sistema inmunitario, una subida del veinte al treinta por ciento en los anticuerpos, un aumento de las células madre en la sangre. La meditación también contribuye reduciendo el índice de colesterol en la sangre y la tensión arterial.

Son estos sólo algunos de principales beneficios que aporta la práctica regular de esta disciplina. La última finalidad de la meditación es la ofensa de la felicidad perfecta e inquebrantable frente a los azares de la existencia. Esta felicidad se puede conseguir con una comprensión y aceptación total de sí mismo, de otros y de nuestro entorno con un sentido amplio.

Para ir más lejos, les recomendamos el excelente: Meditaciones guiadas

meditación¿Sabias que meditar unos minutos al día puede ayudar a reducir el estrés y además puede ampliar tu visión de la vida?

remedios naturales

 

Artículos relacionados:

Add Comment