Vampiros energéticos y parásitos astrales: síntomas y como quitarlos

Los síntomas y las enfermedades relacionadas con los vampiros energéticos y los parásitos astrales

Vampiros energéticos

Vampiros energéticos

Los seres humanos pueden recibir ataques ocultos de parásitos astrales.

Algunas de estas acciones pueden ser dirigidas por la brujería. Otras, pueden ser el resultado de entidades aisladas atraídas por sus víctimas (alcohol, drogas, diversos vicios…).

Aquí hay una lista de síntomas y posibles enfermedades que se pueden padecer por diversos problemas esotéricos.

  • Trastornos del sueño: terrores nocturnos, sudores nocturnos, sonambulismo, insomnio, calambres y parálisis temporal.
    Una forma típica de terror nocturno provoca presión en el pecho, agudo sentido del terror y parálisis temporal. El subconsciente es la primera parte del ser humano capaz de detectar interferencias ocultas.
    Los terrores nocturnos implican actividad REM, lo que indica que no comparten el mismo mecanismo que las pesadillas.
  • Calambres, espasmos musculares: dolor agudo, sensación de ardor.
    Son parásitos que pueden vivir en el cuerpo astral. Su presencia se puede sentir en el cuerpo físico como nodos de voltaje. Causan rigidez, calambres musculares y espasmos. Este malestar puede aliviarse a través de masajes, acupuntura y ejercicio ligero, pero son propensos a volver si el parásito no ha sido expulsado de forma permanente.
  • Problemas autoinmunes: artritis, hepatitis, psoriasis, enfermedad de Crohn, diabetes. Al debilitar los sistemas de defensa del organismo, los parásitos astrales pueden ejercer un mayor control. Su presencia puede crear todo tipo de problemas físicos, particularmente aquellos que involucran el sistema inmunológico.
  • Problema del sistema inmunitario: alergias, asma, problemas de la piel y sinusitis. El cuerpo puede adquirir nuevas alergias, asma, trastornos de la piel y problemas autoinmunes como la diabetes y el síndrome de fatiga crónica.
  • Estomacales e intestinales por intolerancia alimentaria. Los problemas de trastornos gástricos y de alimentación son también signos de resistencia debilitada. Se requiere un cambio total de estilo de vida para combatirlos de manera efectiva.
  • Trastornos neurológicos: depresión, ira, ansiedad, confusión, delirio, neurosis.
    Entidades parasitarias pueden acceder al host de la energía emocional (cambios de humor repentinos, manía obsesiva, actividades perversas…) Se alimentan de la energía de la persona mientras ésta se siente cada vez en más deprimida, neurótica y confundida.
    La hierba de San Juan es un remedio soberano para todos estos trastornos. Considerada durante mucho tiempo como un amuleto sagrado contra el mal, ahora goza de reconocimiento como un remedio farmacológicamente útil para problemas neurológicos.
    Tomando esta hierba, la persona puede reunir fuerzas para resistir toda clase de mal. Es fácil de encontrar. Consulta a un herbolario antes de comenzar a utilizarla.
  • Comportamiento obsesivo-compulsivo: comportamiento impredecible, perversión sexual. Las crisis pueden ser muy virulentas.

Los parásitos astrales y vampiros energéticos

Parásitos astrales

Las larvas astrales pueden considerarse sanguijuelas: chupan la fuerza vital y la energía sutil de un ser humano. Pueden ser consideradas como vampiros porque se pegan a la gente y chupan su energía.

No se puede pensar en ellas como espíritus sino, más bien, como el residuo del cuerpo astral de una persona fallecida.
Pueden fijarse en los chakras y en la parte posterior del cuello. A menudo se sospecha su presencia por la sensación de fatiga que sufre la persona.

Control y confianza en sí mismo son esenciales para la eliminación de los parásitos psíquicos. Debemos mantener el control de nuestros pensamientos.

Deshacerse de una larva puede ser más o menos difícil dependiendo de su edad y la intensidad con que se alimenta. Debemos resistir el control mental y mantener el control de los pensamientos.

Para deshacerse de ella, el petróleo y el alcanfor en fumigación son eficaces. Mantén una actitud positiva.

Si te pones a investigar un poco encontrarás muchos términos relacionados con la palabra larva (en esoterismo: patrones, lémures, conchas astrales, etc.). De hecho, algunos de estos términos son muy antiguos y se refieren en sus propias supersticiones a ciertas civilizaciones y la luz que referían a su mundo. Se equiparan erróneamente con los espíritus de los muertos, los “demonios”, etc.

Una larva, no es ni más ni menos que una energía poco saludable con pensamientos negativos mórbidos emitidos por la gente. Los pensamientos pueden ser divertidos o llegar a ser aterradores. Al unificar estos pensamientos nace una especie de forma de pensamiento completamente involuntario cuya única razón de existir es alimentarse.

Si tuviéramos que comparar una larva a un animal, sería la sanguijuela (más grande, por supuesto).

Como se dijo anteriormente, la larva tiene como vocación alimentarse del pensamiento humano. La larva no es una fanática de las hamburguesas y patatas fritas. Es más selecta y prefiere deleitarse con la energía vital de un ser humano vivo.

Contrariamente a la creencia popular, una larva es móvil y no está obligada a permanecer unida a su creador, sino todo lo contrario.

La presa favorita de los vampiros energéticos

  • La gente en un estado de debilidad psicológica o física (personas afectadas por la depresión, por la muerte de un ser querido, por enfermedad o cualquier otro fenómeno que coloca a la persona en un estado de debilidad).
  • Las personas cuyas reservas de energía son grandes (practican el magnetismo, la magia…).
  • Las personas que cumplen ambos criterios son verdadera comida de lujo para los vampiros energéticos.

¿Cómo se alimentan los parásitos astrales?

Los métodos generalmente varían de acuerdo a diferentes criterios. En primer lugar, su antigüedad. Aunque por lo general son larvas jóvenes o pequeñas, a veces parecen verdaderos monstruos ya que pueden ser impresionantes.

Las larvas más pequeñas tienden a cambiar con frecuencia de anfitrión a fin de no arriesgarse demasiado. Se pegan al cuerpo etérico para absorber la energía vital de su víctima como lo haría cualquier buen vampiro de energía.

Una vez satisfechas tenderán a cambiar de anfitrión tomando el primero que esté a su mano. Durante los rituales, en caso de mala protección, puede verse un grupo (incluso una horda) de bichos desagradables. Deben tomarse precauciones.

Las larvas más imponentes, que son las más peligrosas, eligen la víctima que más les conviene y se alimentan de manera muy agresiva hasta que su presa se vacía completamente.

Las consecuencias de este vampirismo energético

Imagina que duermes diez horas al día, haces deporte y te nutres correctamente, pero, aún y así, estás en un estado de fatiga permanente donde los pensamientos no saludables aparecen ante ti. La agresión, malicia, tristeza, ira, depresión…, son ejemplos típicos.

Es importante para nuestro sistema inmune controlar la fatiga.

Todos estos estados inusuales tienen una característica común: la falta de energía. La larva se alimenta con mayor facilidad y en mayor cantidad.

Cómo deshacerse de los parásitos astrales y protegerse a sí mismo

Parásitos astrales

Parásitos astrales

Para protegerse a sí mismo existen algunas pequeñas soluciones “simples”.

Restringir tu “cuerpo energético” al máximo. Ser prácticamente indetectable, incluso por alguien sentado a tu lado, servirá para evitar convertirte en una presa potencial.

Purificaciones regulares con alcanfor, benjuí o limón tenderán a ahuyentarlos (cuesta 3-4 euros).
Una introspección frecuente y realista para evitar la creación de una larva inconscientemente.

Para deshacerse de los vampiros energéticos y los parásitos astrales

Hay varias soluciones posibles para una persona con experiencia.

Visualizar la energía más positiva que podamos transmitir a la larva. Esto tendrá un fuerte efecto de repulsión. En la misma línea va el ritual del pentagrama, por ejemplo.

Mediante la creación de una forma de pensamiento o apelando a una entidad con el fin específico de la eliminación de las larvas.

La persona que no sabe nada (porque es la víctima) debe, en primer lugar, distinguir las larvas pequeñas.
Después, el alcanfor para purificación, el benjuí o el limón tenderá a asustarlas.
Si se cuelga la larva, una de las soluciones más eficaces consiste en tomar un baño en el que se vierta aceite esencial de limón con cáscara de limón. Se puede mezclar con la absenta.

Es un método agresivo para la larva que, generalmente, reacciona fuertemente (puedes sentir un frío glacial, malestar, sensación de un agudo dolor, etc.). Este método tiene el efecto de anular el enganche de la larva. En ocho de cada diez casos será suficiente.

No entres en una tienda para decir “quiero eso, eso, eso, eso y eso”. La solución más adecuada es ahorrar gastos totalmente innecesarios. Si no es suficiente, ponte en contacto con un profesional que te ayude con el problema.

Como se dijo anteriormente, las larvas provienen de nuestros pensamientos no saludables y aunque sean pequeñas lanzan su mirada sobre la persona que han elegido.

Después de eliminar las larvas que te molestan, no dudes en hacer un trabajo psicológico y la introspección para evitar su regreso.

Video: cómo expulsar tus parasitos astrales

Expulsa tus parasitos astrales

Artículos relacionados:

Add Comment