Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Calculos renales

Calculos renalesUn cálculo renal se forma cuando una pequeña sustancia mineral, que circulaba por la orina, se  para en el riñón o en el uréter, un conducto que une el riñón con la vejiga. Otros minerales se pegarán a la pequeña sustancia que aumentará de volumen y tomará una consistencia pedregosa con el tiempo.

Hay cuatro tipos principales de cálculos renales y su clasificación está establecida con arreglo a las sustancias químicas que los componen: las sales de calcio (el oxalato de calcio, el fosfato de calcio, una mezcla de oxalato de calcio y de fosfato de calcio), fosfatos amoniaco-magnesianos (el struvite), el ácido úrico o el cystine. Sucede, raramente, que ciertas medicinas forman los cálculos renales después de una solidificación de cristales en la orina. Los cálculos renales están formados más frecuentemente por oxalato de calcio presente en la orina.

Los cálculos renales son una causa frecuente de hospitalización en América del Norte. Consideramos que cerca del 10 % de los habitantes de este continente tendrán un cálculo renal por lo menos una vez en la vida y que allí son más vulnerables cuando tienen entre veinte años y cincuenta años.
Los cálculos a menudo son pequeños y pueden eliminarse espontáneamente por el sistema urinario. Es más frecuente que se formen en climas calientes o durante el verano, cuando las pérdidas de líquidos pueden provocar una deshidratación que aumentará la concentración de los minerales en la orina. Entonces es más fácil, para las pequeñas partículas minerales, deponer en la orina y comenzar a formar un cálculo. Consideramos que tres veces más hombres que mujeres sufren de cálculos renales. También parece presentar un componente familiar y las personas que ya tuvieron un cálculo renal, presentan un riesgo superior a la media de formación de otros cálculos renales.

Causas

No hay una causa bien establecida para los cálculos renales aunque la deshidratación es un factor de riesgo grande. Los cálculos renales pueden también ser provocados por un desequilibrio del metabolismo que provoca concentraciones anormalmente elevadas de sales minerales que se acumulan en la orina. Los cálculos de ácido úrico aparecen entre las personas que sufren de gota, deshidratación crónica y ciertas formas de cáncer.
El hipertiroidismo, que provoca una hiperactividad de la glándula paratiroides, puede también estar unido a la aparición de cálculos renales, así como a ciertos problemas intestinales. Los cálculos renales pueden ponerse en marcha por una infección bacteriana crónica del sistema urinario.

Síntomas de los calculos renales y complicaciones

Los pequeños cálculos renales son, a menudo, indoloros aunque pueden bloquear el paso de la orina y provocar, entonces, una dilatación dolorosa de los riñones. Si un cálculo alcanza el uréter puede poner en marcha los dolores característicos, súbitos y violentos, de una crisis de cólico nefrítico. El cólico nefrítico es intermitente y evoluciona en crisis de dolor que duran varios minutos cada una y aparecen, la mayoría de las veces, de madrugada o por la tarde, al reposar en posición de acostado o sentado. Los cálculos renales pueden también causar náuseas, vómitos, hemorragia en la orina, fiebre y dolor en el momento de la emisión de la orina.
Si el derrame urinario se para, el riñón puede dañarse rápidamente. Una infección grave también puede sobrevenir debido a la obstrucción del derrame urinario.

Diagnóstico

Tratamiento de los calculos renalesUn médico efectuará una serie de análisis de sangre y de exámenes de orina que le ayudarán a apreciar la presencia de cálculos renales. Diferentes técnicas de diagnóstico por imagen son utilizadas para poder diagnosticar los cálculos renales, particularmente una tomografía por ordenador o una urografía intravenosa, un tipo de examen radiológico del aparato urinario.

Si la presencia de un cálculo renal es descubierta, el médico puede preparar un balance metabólico que le permita evaluar el conjunto de las reacciones del cuerpo e identificar un problema del metabolismo. Se pueden necesitar análisis de sangre y de la orina excretada las veinticuatro horas anteriores (pH de la orina y cultura de orina). Si un cálculo es evacuado, un análisis informará sobre los elementos que lo componen.

Tratamiento de los calculos renales y prevención

Los dolores provocados por los cálculos renales pueden ser tratados con la ayuda de analgésicos (bajo receta), descanso en cama y consumo de grandes cantidades de líquido, con el fin de prevenir la deshidratación.
La mayoría de los cálculos se eliminan ellos mismos en seis semanas. Otros pueden degradarse en pequeños pedazos o ser extraídos quirúrgicamente. Los cálculos pueden romperse con la ayuda de técnicas terapéuticas como un néphrolithotripsie extracorporal por ondas de choque, un citoscopia o un lithotripsie percutanée.
En el momento de un néphrolithotripsie extracorporal las ondas de choque atraviesan bolsas de agua que están colocadas sobre la piel y directamente orientadas sobre el cálculo. Rompen el cálculo en pedazos más pequeños permitiendo que se eliminen por la uretra. Esta intervención puede ser realizada en clínica externa.

Si el cálculo está en la vejiga o en la parte más alta de la uretra, puede ser triturado por citoscopia. En el momento de esta intervención, el médico instala un tubo de observación y un dispositivo de trituración en la vejiga o la parte baja de la uretra. El dispositivo de trituración puede permitir extraer el cálculo o degradarle con la ayuda de un laser o con la ayuda de una energía eléctrica.

Los cálculos que son demasiado gruesos para ser extraídos, pueden ser desagregados por lithotripsie percutanée. Esta intervención es realizada en clínica externa, bajo sedación. Un tubo de observación es insertado con una incisión practicada. El cálculo es pulverizado por ultrasonographie o con la ayuda de energía eléctrica.

La extracción quirúrgica se practica sólo cuando otros procedimientos han fallado. Es necesaria cuando los cálculos son gruesos o difíciles de alcanzar. Se efectúa bajo anestesia general. El médico practica una incisión en un lado del abdomen, y otra en la uretra o el riñón, con el fin de retirar el cálculo. Las incisiones luego son suturadas.
Si el cálculo se formó debido a un fallo del metabolismo, el médico puede prescribir una alimentación especial y medicinas para ajustar el metabolismo. Por ejemplo, la toma de allopurinol *, medicina que reduce la producción de ácido úrico, puede prevenir la aparición de cálculos compuestos de ácido úrico. La misma medicina se prescribe contra la gota. Los diuréticos thiazides pueden prevenir la formación de los cálculos compuestos de calcio. El organismo de ciertas personas tiene falta de un elemento químico llamado citrato. Suplementos de citrato pueden contribuir previniendo la formación de cálculos renales.

Es posible prevenir los cálculos renales ingiriendo diariamente de ocho a doce vasos de agua y bebiendo durante las comidas. Sabrás que bebes bastante líquido cuando evacues una orina casi incolora. Tu médico podría también recomendarte adoptar una dieta cuya aportación en proteínas y sal sea más débil.

Artículos relacionados:
[Total:0    Promedio:0/5]

Add Comment