Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Como controlar los ataques de panico

Ataque de panico: síntomas

Ataque de panico sintomasUna crisis de angustia puede tener diferentes significados que varían según las personas y las circunstancias:
– La angustia nos señala que debemos levantarnos o, al contrario, la angustia nos invita a salir de nuestros pensamientos para entrar en acción.

La crisis de angustia como un grueso STOP

Cuando no se lleva una vida como se debiera, nuestro inconsciente va a dárnoslo a conocer por pequeños signos: dolor de espalda, jaquecas, náuseas, insomnios, dolores…
Si no escuchamos a nuestro inconsciente, va a enviarnos una señal menos discreta y menos agradable: una buena crisis de angustia.
Aquí, las crisis de angustia indican que un aspecto de nuestra vida no va bien. Nos dice STOP en el sentido “no lleves más tu vida de ese modo. En el fondo de ti quieres cambiar”.

A veces la angustia nos dice que ya es hora de levantarse, de moverse, despertarse, vivir la vida en lugar de sufrirla.

Entonces, ¿cómo saber qué significa tu crisis de angustia?
Todo depende de ti y de tu carácter. A veces la angustia significa que ya es hora de ponerse de pie, dejar de evitar la realidad y actuar.

Cuando la angustia nos para neto
Algunas personas son hiperactivas, adictas al trabajo, al deporte… Para estas personas, el inconsciente utiliza la crisis de angustia para decirles:
“Stop. Detén todo esto. Aterriza diez minutos y encuéntrate contigo mismo. Lleva tiempo identificar y zanjar los verdaderos problemas. Tu cuerpo no puede ya seguirte y tu alma, tampoco”.

La angustia como signo de que el tiempo de huir se acaba
Otros quieren evitar sus problemas de todo tipo: droga, alcohol, medicinas, cigarrillos, Internet, televisión, juegos de dinero, video juegos… Aquí el inconsciente utiliza la crisis de angustia para decir:

“Ir es bueno, jugaste bien, perdiste bien tu tiempo”. Pero llega un momento en el que tu cuerpo y espíritu no pueden más. Es el momento de dejar de evitar tus problemas, tomar la vida en tu mano y descubrir lo que es esencial para ti. No va a ser agradable, vas a tener que cambiar bastantes cosas, pero en lo más hondo de ti tiene ganas de ello”.

La angustia puede también ser una llamada que actúa
Otros evitan su vida sufriéndola. No viven, sobreviven adaptándose a todo el mundo todo el tiempo, poniendo las necesidades de otros antes que las suyas. Estas personas tienen muchos miedos y no entran en acción. El miedo les devora poco a poco y se cierra sobre ellos mismos haciéndoles creer que aquello con lo que sueñan es imposible.

Para estas personas, la crisis de angustia es una llamada verdadera a la acción. Viene a decirles:
“Tienes miedo pero uno de los fines de la vida es evolucionar, volverse mejor y esto pasa por el enfrentamiento de tus miedos. Ataca pero ve allá, pasa a la acción ahora. Estarás orgulloso cada vez que hayas superado un miedo por muy pequeño que sea.

¿Algo te da miedo? Hace falta que actúes. ¿Tienes miedo a ser suspendido? Recuerda que por ser suspendido no pasa nada. Cada fracaso te acerca un poco más a la victoria. Prueba, pero actúa. El modo de quitarte tus miedos es sobrepasándolos”.

Saber decodificar el significado de tus crisis de angustias

Lo veremos bien en estos diferentes ejemplos. La crisis de angustia no es locura, ni enfermedad, ni problema mental. Es, a menudo, el inconsciente el que se expresa y nos señala que algo tiene que cambiar:
– Bien sea para dejar de huir y aprender a conocerte o, al contrario, para levantarte, entrar en acción y vivir tu vida plenamente.

Angustia, le entra el pánico a alguien y tiene pesadillas.
La angustia es raramente la expresión de un trastorno nervioso.
Es una reacción que se experimenta en caso de amenaza efectiva o ficticia mientras que el pánico corresponde a un comportamiento desproporcionado. Todo el mundo puede, un día en su vida, padecer una crisis de angustia o de pánico. El pánico, a menudo, tiene como consecuencia acciones peligrosas.

Las pesadillas son, a menudo, provocadas por las angustias que rechazamos en el inconsciente, o por medicinas, sobre todo los somníferos y los calmantes. Es posible tratar las angustias y las pesadillas en casa para no ponerse en peligro por reacciones de pánico. A veces, síntomas como la falta de aire y dolores en el pecho, acompañan a las angustias con un sentimiento de autodestrucción.

En este caso, inmediatamente hay que hospitalizar a la persona indispuesta o llamar a un médico. Esto también vale para estados prolongados de angustia de origen psíquico si los remedios de familia no aportan mejoría.

Ataques de panico: cura

Ataques de panico curaEs muy importante decírselo a los allegados cuando se sufre una crisis de angustia. En efecto, en esos momentos la atención de los allegados tiene una importancia muy grande. El enfermo puede relajarse cuando puede acostarse en un cuarto con la luz tamizada y respirar con calma.

Hay que buscar el origen de la angustia, proporcionarle un contacto corporal tranquilizador agarrándole la mano, hacer sonar una música dulce, darle un cojín caliente o una bolsa de agua caliente. Es muy importante no dejarse contagiar por la angustia del otro y procurar irradiar calma. Está recomendado abrir las ropas que aprietan o quitárselas totalmente (por ejemplo, los elásticos y los cuellos vueltos que aprietan en exceso).

Ayuda terapéutica

El arte-terapia puede ser muy eficaz en este tipo de terapia donde cada uno va a su ritmo.
Si la angustia es demasiado dura, al paciente no se le expone brutalmente frente a sus pánicos sino que es acompañado, con suavidad, por el terapeuta.

Prevenir

· Evitar el estrés.
· No tomar demasiados somníferos.
· Tomarse un tiempo para reposar de cuando en cuando.

Cómo controlar ataques de panico: remedios caseros

· Beber una tisana calmante: flores de azahar, toronjil o tisana a las hierbas.
· Una cuchara de té de agua de toronjil diluida en un poco de agua caliente.
· Confeccionar un cojín con plantas y utilizarlo como almohada. El juego puede consistir en raíces de valeriana, lúpulo, manzanilla, toronjil, menta, serpol, romero, salvia, tomillo o helechos.
Cuatro aceites esenciales “mágicos” permiten luchar contra las angustias, el pánico y las pesadillas.

Frasco de 50 ml, resumen.

Dosificación para un niño de más de 6 años y para un adulto
· Aceite esencial de Lavanda verdadera: 26 gotas
· Aceite esencial de Geranio rosat bourbon: 12 gotas
· Aceite esencial de Pequeño grano bigarade: 8 gotas
· Aceite esencial de Manzanilla romana: 4 gotas
Completar la mezcla de aceites esenciales con aceite vegetal de sésamo para obtener una preparación de 50 ml.
En el momento de acostarse masajear el vientre, en círculo, durante tres minutos en el sentido de las agujas de un reloj.

Dosificación para un niño de menos de 6 años
Dividir el número de gotas de aceites esenciales por dos.

Otros remedios caseros para los ataques de panico:

Para administrar una crisis de angustia, hay que apartarse de la muchedumbre tan pronto como se la sienta llegar, tratando de respirar con calma y si posible durante algunos minutos en una bolsa de papel.

Si se puede, tumbarse y levantar las piernas hacia arriba, inspirar y expirar llenando el vientre. Si se tiene frío, cubrirse y comer un azúcar.

—Otro remedio —

Cuando se sienta una crisis de angustia hay que intentar tratarla delante de la gente.

Un buen remedio consiste en pelar un plátano y comerlo muy despacio. Pensar, también, en respirar bien.

Par ir más lejos, les recomendamos la lectura del excelente libro: Alto Ataques De Panico Y Ansiedad

ataque de panico¿Quiere deshacerse de los ataques de pánico para toda la vida en un tiempo récord?

remedios naturales

Artículos relacionados:

3 Comments

  1. http://chilepsicologos.cl/crisis-de-panico julio 7, 2015
  2. jaque enero 23, 2016
  3. Jose Angel Gonzalez Tovar agosto 30, 2016

Add Comment