Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Como lograr mis metas en la vida y alcanzar objetivos

Cómo lograr tus metas y motivarte

Como lograr mis metas en la vida y alcanzar objetivos

Como lograr mis metas

¿Sabías que el 25 % de la gente abandona sus buenas intenciones después de una semana? El 60 % abandonan después de 6 meses.

Según Tony Schwartz, autor del best-seller “El Poder Del Compromiso Total”, una persona puede intentar conseguir sus intenciones hasta diez veces, sin lograrlo.

Una persona que quiere alcanzar sus metas deberá comprender el funcionamiento de la motivación en el hombre.

Es lo que propongo en estas siete ideas para que te sientas motivado. Gracias a ellas podrás conseguir tus fines más deseados.

Siente de antemano el cumplimiento del objetivo

Esta primera estrategia funciona bien para conseguir bienestar o salud. A la inmensa mayoría de la gente le cuesta lograrlo porque se concentran en el dolor, el esfuerzo y los inconvenientes de un entrenamiento. Y ya que los seres humanos tienden a alejarse del dolor, enfocarse en él no mejora las cosas.

Lo que debes hacer es tratar de pensar cómo te sentirías una vez logrado. Deja que las buenas sensaciones te invadan. Imagina que el fin deseado ya se cumplió. ¿Cómo te sentirías? ¿Enérgico y vivo?
Cuando estés en ese estado, tu deseo y entusiasmo harán el resto.

Date una recompensa

Esta idea es bastante similar a la primera, pero con una ligera diferencia.
Si no logras sentir las buenas sensaciones al imaginar el cumplimiento del fin, trata de jugar a la recompensa. Date una recompensa, y asócialo con la actividad en cuestión.
Serán recompensas directamente vinculadas a la actividad.

Tienes que celebrar cada paso que te acerque a conseguir tu fin, pero no reservar toda la alegría para el momento en que llegues a la meta. Asocia sensaciones fuertes y positivas con el resultado final: tu recompensa. Cuando sientes la recompensa, refuerzas el fin en tu subconsciente.

Cuanto más fuertes y positivas sean estas sensaciones, más rápidamente entrarás en acción.

Pide una pequeña colaboración a un amigo

La idea es simple: encuentra a alguien que pueda ayudarte a resolver tu problema, o que pueda ayudarte a alcanzar tu objetivo, y proponle ayuda mutua. Él se ocupará de tu problema, y vice-versa.

Explícale todos los detalles y pregúntale si tiene algún proyecto que quiera acabar. Vas a ayudarle a cambio de su ayuda. Hay que admitirlo, algunas veces no logramos alcanzar nuestras metas trabajando solos.

Trabaja siempre con una finalidad en la mente

El consejo más evidente: hará falta que tu fin esté claro desde el principio, que
desees conseguir una finalidad. No hablo de un plazo, sino de una finalidad. Lo que hagas debe acabar en resultados tangibles. El tiempo que tardes en conseguirlo no es tan importante.

Piensa en las razones por las que debes conseguirlo

La inmensa mayoría de la gente está tan concentrada en las dificultades que rodean su objetivo, que no intenta conseguirlo. Para tomar el control de los acontecimientos, centra tu atención en las razones que tienes para conseguirlo (y no al contrario). Cuanto más te concentres en tus fuerzas, más fácil te será perseverar. Debes comprender que no es tu espíritu el que controla tu vida, eres tú.

Comienza por administrar tu espíritu. Crea una lista de las razones por las cuales debes conseguirlo. Comenzando este proceso la confianza en ti nacerá.

Alcanza las metas que tengan una visión más grande

Intentar alcanzar metas grandes será un medio muy bueno para motivarse, pero necesitará gran perseverancia.

Será necesario para alcanzar las que te tomarán un año o más. Las pequeñas acciones que emprendes cada día pueden parecer insignificantes pero, cuando las mires en un contexto de varios meses o años, comprobarás su impacto real.

Trata siempre de redescubrir tu motivación original.

Utiliza el temor como ventaja

Uno de mis amigos tiene tendencia a estar muy motivado al principio y dejar de estarlo algún tiempo después. Habla de sus proyectos y metas con mucho entusiasmo, y luego puf. Todo se desvanece al día siguiente. Mientras que en el contexto profesional es una persona muy diferente. Todo lo que proyecta, lo realiza.

¿Por qué?

Simplemente, porque le motiva el temor a no cumplir con su trabajo.
Debe rendir cuentas y no puede permitirse que no esté hecho al día siguiente. Su carrera está en juego, así que siempre toma medidas para evitarlo.

Utiliza el temor como un poder de motivación

Piensa en todo lo que podría pasar si no cumples tu meta. Hasta puedes hacer un pequeño acuerdo con una persona diciéndole que, si no lo acabas, vas a darle 400€.
Para la mayoría de la gente, perder este dinero será peor que tomar acciones para conseguir el objetivo en cuestión.

Cómo alcanzar mis metas y ser zen en diez etapas simples

alcanzar metas¿Ya te fijaste metas sin conseguir alcanzarlas?
¿Ya sentiste esa frustración y ese cólera cuando tu objetivo se escapa?
Este método en diez etapas va a permitirte lograr tus fines sintiéndote zen.
Basta con que cambies ciertas formas de comportamiento, reacciones y costumbres.
La mejor manera es hacerlo paso a paso.
He aquí las etapas que debes seguir y los errores que debes evitar:

Los errores que hay que evitar

Querer cambiarlo todo de golpe
Modifica una cosa cada vez porque cambiar una costumbre, cuesta.

Precisas tres cosas esenciales:
Motivación, disciplina y tiempo.
Si tratas de cambiar varias costumbres al mismo tiempo, corres peligro de fallar en una de las tres cosas. Hasta puedes estresarte.
Utiliza métodos que funcionen: desafío en treinta días, recompensas…

Escribir metas confusamente

Es importante tener metas específicas, claras, precisas, accesibles (poner el listón demasiado alto será frustrante), realistas (con relación a mis capacidades y nunca en contra de mis valores), temporales (definidas en el tiempo, con fecha precisa). A este método de definición de objetivo se le llama el método SMART.

No pienses en lo que ya no quieres

Cuando pensamos mucho en algo lo volvemos más fuerte, importante y tendemos a atraerlo. Hay que hacer lo contrario. No pienses en lo que no quieres. Piensa en lo que deseas. Será así como lo obtendrás.

Cómo establecer metas y lograr mis objetivos en diez etapas

Cada una de estas etapas es importante e indispensable para que cambies profundamente tus malas costumbres, alcances tus metas y consigas ser un verdadero zen.
Según numerosos estudios científicos efectuados sobre las personas, una costumbre se queda dentro después de un período de veintiún días. Es decir, que debes repetir las mismas acciones durante tres semanas cada día para convertirlas en costumbre.

Escribe todo

Escribe las tareas que quieres hacer durante la semana en un calendario o en una lista de tareas. Ten siempre tu calendario al alcance de la mano con el fin de poder escribir una idea y mantener la cabeza libre para otras cosas.

Establece una lista de tareas con nota de prioridad

Escoge una escala del 1 a 5
Establece una lista de tareas para el día y la semana con un índice de prioridad 1 para las cosas menos importantes y 5 para las más importantes.
Cuando termines una tarea, pon una señal que signifique que puedes pasar a otra cosa.
Es la mejor manera de sentirte zen.

Evita dar largas

Haz las cosas que tienes que hacer en seguida, no les des largas, sobre todo si son ingratas o desagradables.

Tienes varias posibilidades de controlar las cosas que debes hacer:

  • He hecho las tareas en seguida.
  • He delegado en alguien más para hacerlo.
  • He decidido borrar las tareas que no son importantes.

Decidas lo que decidas, hazlo inmediatamente.

Para lograr tus metas: concéntrate en una sola cosa

Escoge una sola tarea y concéntrate en ella hasta que la acabes. Evita todas las distracciones: teléfono móvil, televisión, internet, e-mail. Si debes estar conectado internet, cierra las pestañas que no necesites. Date un límite de tiempo para terminar tu tarea y, si es necesario, pon un despertador.
Si algo importante pasa por tu cabeza mientras efectúas tu tarea (esto sucede muy a menudo), escríbelo en una libreta y sigue con tu trabajo.

Para alcanzar tus metas: organiza tu lista de tareas

Cuando escribas tu lista, procura que cada uno de los cajones de tu cómoda las guarden de manera ordenada.
Es simple:
Escribe las cosa que debes hacer, su índice de prioridad y guárdalas en el cajón destinado al tema (familia, amigos, trabajo, tú…)

Simplifícate la vida, organízalo todo

La mejor manera de poner orden en tu vida será comenzando por ordenar tus asuntos.

Para lograr tus metas, organízalo todo

Cada cosa deberá tener su sitio y colocarse en ese lugar. Así no vacilarás, no perderás tiempo pensando dónde lo guardaste.
Organizarte permite que tengas una mejor visión del conjunto, y te enfoques en lo que más importa, sin distraerte con el desorden.
Comienza por arreglar un cuarto o un armario hasta que todo esté en su sitio.
Guarda sólo lo que verdaderamente necesites.

Establecer una lista de metas

  • Haz una lista de metas a corto plazo (a alcanzar en algunas semanas).
  • A medio plazo (a alcanzar en varios meses).
  • A largo plazo (a alcanzar en un año o varios años).

Reduce la lista a las que son más importantes (tres por término medio).
¡No confundas la lista de metas con la lista de tareas!

Verifica si lo estás haciendo bien

A finales de cada semana, haz un mini balance.
¿Alcanzaste los objetivos semanales que te fijaste?
¿Te acercaste a tus objetivos a medio y largo plazo?
¿Debes reexaminar tus prioridades o está bien así?
Si es necesario cambia tu lista, adáptala para que te ayude a conseguir tus metas de cada mes y cada año.

Los balances son importantes para saber si hay que cambiar cosas en su vida para alcanzar metas y, también, para sacar provecho de las sensaciones positivas que se experimentan cuando se logra un fin.

Estructura tu vida

Muchos de lo que hacemos es repetitivo y diario.
Para estar bien organizado, lo mejor es marcar un orden para las cosas que se repiten cada día. Una rutina.

Esto permitirá evitar la elección difícil de cada mañana sobre con qué tarea comenzar.
Bastará con establecer una rutina diaria o semanal para cada cosa y hacerla de manera precisa.

Por ejemplo, las tareas diarias efectuadas en la oficina como la comprobación de los e-mails, las conversaciones telefónicas con los colegas, los clientes, la lista de cosas que debes hacer…
Crear una rutina en la casa también será importante.

El hecho de tener una rutina diaria permitirá verificar lo que se hace cada día, estar seguro de lo que es importante y ponerse de acuerdo en los períodos de tiempo libre. Una rutina semanal con cosas como la limpieza, las compras, actividades deportivas…, será eficaz e indispensable.

Prueba varias rutinas, verifica si son buenas, cambia si no es el caso.

Hacer a menudo lo que gusta

Poco a poco vas a darte cuenta que te gustan unas cosas más que otras.
Trata de eliminar o delegar lo que no te gusta. Si esto no es factible, puedes cambiar tu manera de encarar las cosas y encontrar los lados buenos.

Si encuentras pocas tareas que te gusten en tu lista diaria y semanal, añade cosas agradables y sube su prioridad. Será positivo para ti y tus allegados.

¡Deseo que alcances todas tus metas y seas feliz!

Para ir más lejos, les recomendamos el excelente libro: Reprogramación consciente

Cómo lograr mis objectivosTu mente inconsciente te puede ayudar a generar más dinero, conseguir un mejor trabajo, mejorar tu relación de pareja o conseguir una pareja ideal con este método garantizado…

¡veras resultados!

Remedios caseros

Artículos relacionados:

Add Comment