Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cómo prepararse para un examen: Estrategias de estudio para los exámenes

Contenido de la página

Cómo prepararse para los exámenes y afrontar la ansiedad frente a ellos

Como prepararse para un examen

Como prepararse para un examen

“Estudiar”, “preparar bien los exámenes”… Los profesores nos lo repiten continuamente. ¿Cómo actuar?

Algunos no logran concentrarse. Otros se sienten aterrorizados ante la cantidad de temas que deben estudiar y no saben por dónde comenzar. Otros se lanzan a estudiar sin un método y ven su estrés aumentar día tras día.

Para no caer en estos escollos, sigue nuestros consejos.

Guía para un examen: definir una estrategia de revisión

Antes “de atacar” hay siempre una falta de motivación que se manifiesta ante todo lo que se tiene que estudiar. Al contemplar la cantidad de documentos y ejercicios a repasar, nos dan ganas de esperar al día siguiente para ver si encontramos una motivación que nos ayude en el estudio ante la presión de la fecha que se acerca.

Es posible motivarse. ¿Cómo? Preparando una estrategia sobre el tiempo que deberás pasar con cada materia. Con un cuadro de progresión, objetivos claros, prioridades definidas y reparto justo del tiempo conseguirás centrarte en el trabajo.

Mantente lúcido: muéstrate realista ante tus posibilidades

Tienes que ser realista, tus resultados se darán con arreglo a lo que trabajaste durante el año. Si el trabajo fue insuficiente, irregular, no esperes milagros. Deberás tratar de adquirir, lo más pronto posible, los conocimientos que no adquiriste durante el transcurso del año y tener suerte en el examen.

Si, por el contrario, hiciste esfuerzos regulares para la consolidación de los conocimientos, tendrás algunas pequeñas trabas que deberás superar.

Hacer un estado de los lugares y definir lo que es importante

Antes de lanzarte, analiza primero la situación con el fin de definir tus prioridades. Probablemente no tengas el tiempo necesario para revisar, correctamente, todas las asignaturas. En primer lugar tienes que definir las prioridades, lo importante, y luego jerarquizar.

Pequeño ejercicio: responde a las cuestiones siguientes:

  • ¿Cuánto tiempo tengo antes del examen?
  • ¿Ese tiempo es suficiente para revisar todas las asignaturas en profundidad?
  • ¿Qué materias son más importantes?
  • ¿Cuáles son las asignaturas en las que estoy fuerte?
  • ¿Cuáles son las asignaturas que peor domino?
  • ¿Tengo un coeficiente fuerte?
  • Tienes que jerarquizar y definir tu objetivo.

Reparto del tiempo según ocho casos

  • Asignatura con coeficiente fuerte, relativamente fácil, lagunas débiles: son tu ventaja. Tus conocimientos son bastante sólidos. Céntrate en las lagunas que tengas. El tiempo de pasar: medio.
  • Asignatura con coeficiente fuerte, relativamente difícil, lagunas débiles: hay que dedicar tiempo para eliminar las últimas lagunas, lo que no comprendiste. El tiempo de pasar: medio.
  • Asignatura con coeficiente fuerte, relativamente fácil, muchas lagunas: es sin duda una materia que no trabajaste. Las lagunas son numerosas. Concéntrate primero sobre las que son relativamente fáciles. Ganarás en confianza. Luego, pasa tiempo con las más difíciles de eliminar. El tiempo de pasar: importante.

Saber definir tus objetivos para motivarte para los exámenes

La motivación no es algo que caiga del cielo. Nace en la fijación de objetivos. Pero hay algunas trampas que se deben evitar. ¿Cuáles son? He aquí algunas:

No equivocarte sobre la meta final

Por supuesto, tu fin es conseguir aprobar tu examen pero no debes pensar, sin cesar, en el examen, te pondrías una presión que te impediría concentrarte. Concéntrate en preparar tu examen. Estando bien preparado aumentas tus posibilidades de conseguir aprobar el examen.

Los objetivos deben ser realistas

Tus objetivos deben ser realistas. Si no trabajaste durante el año y queda poco tiempo, no esperes milagros.

Fijarse un objetivo medible

¿Cómo sabrás si alcanzaste tu objetivo? No caigas en la trampa de las generalidades.

Acabar de revisar una asignatura, un capítulo, no es medible. ¿Cómo se puede medir? ¿Qué quiere decir acabar un capítulo? Piensa más bien en ejercicios hechos y definiciones conocidas.

Ejemplo de objetivos medibles

  • Conocer el 100 % de las definiciones de un capítulo.
  • Saber hacer el 100 % de los ejercicios simples y el 80 % de los ejercicios difíciles.
  • Soy capaz de hacer una disertación sin ayudarme de documentos.
  • Soy capaz de hacer una exposición de cinco minutos.
  • Soy capaz de hacer el 100 % de los ejercicios propuestos sin cometer errores.

A pesar de lo que se pueda creer, este trabajo sobre la precisión de los objetivos hace ganar mucho tiempo. ¿Por qué? Porque permite saber concretamente donde insistir. No necesitarás volver atrás, tendrás el espíritu más claro y sereno. Trabajarás más eficazmente, irás más rápidamente.

Los objetivos medibles permiten conocer objetivamente tu progresión, lo que te da un suplemento de motivación y una presión justa para continuar avanzando.

Las maneras de motivarte en la revisión de exámenes

Es simple motivarse cuando algo nos gusta, pero prepararse para los exámenes es diferente. Rechazamos el momento de comenzar hasta que no nos queda más elección. A menudo es ya muy tarde y un tiempo precioso se ha perdido. Saber motivarse, automotivarse, es una ventaja, un factor de éxito clave. Entonces, ¿cómo ponernos a ello?

La motivación por la ansiedad

Hay un esquema de motivación basado en la ansiedad. En otros términos, es el miedo a un acontecimiento futuro (a evitar), es el elemento disparador de la acción (ponerse en el trabajo), el miedo a ser suspendido en el examen.

En este caso, la motivación se pone en marcha en un proceso de sobrepuja: el sentimiento desagradable (dolor) de ser suspendido en el examen es superior al esfuerzo de ponerse a estudiar. Es el acontecimiento el que provoca el sentimiento de dolor (ser suspendido en un examen y un esfuerzo para evitarlo).

Cada uno tiene su propio esquema de motivación

Todo el mundo no tiene un esquema de motivación basado en la ansiedad: el miedo a ser suspendido en el examen no funciona siempre. Hasta puede tener un efecto contrario al buscado y llevar a una forma de parálisis en la acción.

¿Por qué? Porque en otros individuos la motivación funciona de otro modo. Total, cada uno tiene más o menos su propio esquema de motivación.

La motivación por la espera de un sentimiento agradable

Existe un esquema de motivación que funciona de manera opuesta al que acabamos de ver. Se trata de un sentimiento agradable. No es el conseguir una buena nota sino, simplemente, el sentimiento agradable de haber terminado la tarea. El hecho de visualizarlo puede facilitar las cosas.

La motivación entre estas personas obedece a un proceso de recorte inconsciente. Ni siquiera la perspectiva de acabar el trabajo le da un sentimiento agradable sino, más bien, el acabarlo. Es el hecho de acabar un capítulo, alcanzar un objetivo, el que proporciona la satisfacción de haber terminado algo.

¿Hay otros esquemas de automotivación?

¿Existe otro esquema de motivación aparte de los dos que acabamos de exponer? Sí, pero son más sutiles y combinan la ansiedad y el sentimiento agradable. Por ejemplo, en ciertas personas la ansiedad crece cuando se ponen a trabajar. Luego, es el sentimiento agradable de acabar una tarea, o una parte del trabajo, las que les da motivación.

Entonces, ¿cómo descubrir las estrategias de automotivación? ¿Está basada en la ansiedad? ¿En el placer? ¿O es una combinación de las dos? Aunque esto puede parecer complejo a primera vista, conocer tu estrategia de motivación es relativamente fácil. He aquí algunas etapas que se deben respetar.

Etapa 1 – Rememorar el momento en que la motivación era fuerte

Será necesario recordar cuando se tuvo que hacer una tarea, algo no agradable, pero que, a pesar de todo, se consiguió hacer. No se trata de encontrar los elementos exteriores que nos motivan, que nos dan placer. En este caso la respuesta sería simple: vacaciones, los momentos buenos de TV o la consola de juegos. El objetivo es motivarse para hacer algo desagradable (como estudiar una lección, etc.).

Plantéate la cuestión siguiente:

¿Cuáles son los momentos en que consigues motivarte para hacer algo que no te gusta? ¿Cuáles son los momentos en que consigues motivarte para comenzar a estudiar?

Puede que las respuestas no te vengan a la mente rápidamente. En este caso, date un poco de tiempo. Plantéate la cuestión sin forzarte a dar una respuesta inmediata. Tu inconsciente hará el trabajo durante el transcurso del día.

Etapa 2 – Analizar ¿cómo lo hice?

Una vez identificados uno o varios momentos precisos, la segunda etapa consiste en analizar cómo llegaste allí.

Bastará con plantearte las cuestiones siguientes:

¿Qué es lo que me empujó a comenzar esta tarea?
Fue:

  • ¿El miedo a las consecuencias si no lo hacía?
  • ¿El placer de saber que me sentirás mejor cuanto lo hubiera acabado?
  • ¿Es algo que mentalmente necesitaba?

Recortar el ejercicio

Si no logras encontrar las respuestas rápidamente será normal, porque no es un ejercicio al que estés acostumbrado. Tómate un tiempo para dejar que tu espíritu encuentre la respuesta exacta. “¿Qué es lo que me empujó a comenzar esta tarea?”. El éxito de todo ejercicio impone una mentalidad favorable. Evita hacerlo cuando estás cansado, por ejemplo, al final del día.

Técnicas de estudio: motivarte con arreglo a tu personalidad

¿Cómo aumentar tu motivación? ¿Cómo encontrar en tu personalidad una fuente de motivación?

¿Como hacer para reparar en las personas cuya motivación responde al esquema de la ansiedad? La utilización de los siete perfiles de aprendizaje será útil si se consideran los perfiles de identidad.

Por ejemplo, las personas de un perfil “dinámico” responden a este esquema de motivación por la ansiedad (el miedo al fracaso, a no ser el primero en los que tienen espíritu de competición).

Si las personas de un perfil de identidad “perfeccionista” funcionan sobre el mismo esquema de motivación, el origen de la ansiedad será un poco diferente: se verán motivados a hacer esfuerzos para evitar un fracaso y, sobre todo, para no sufrir las críticas de los otros.

Utilizar los siete perfiles de aprendizaje

Revision de examenesPara ayudarte puedes utilizar los perfiles de identidad de los siete perfiles de aprendizaje. Desde luego, lo primero que debes conocer es tu perfil de identidad.

Los perfiles de aprendizaje, ¿cuáles son?
He aquí, para cada perfil de identidad, las tendencias de motivación
Perfil de identidad:

  1. Dinámico – miedo al fracaso.
  2. Perfeccionista – miedo a ser criticado.
  3. Entusiasta – miedo al castigo (ser privado de libertad).
  4. Amable – placer de hacer las cosas, pero miedo a decepcionar o generar conflicto.
  5. Rebelde – placer pero miedo a parecer débil o vulnerable frente a otros.
  6. Intelectual – placer y miedo a no saber lo necesario.
  7. Emocional – placer y miedo a ser excluido o abandonado por otros.

Tips para prepararse para un examen: El mind Mapping o mapa mental

¿Cómo representar rápidamente ideas, conceptos o informaciones? ¿Cómo hacer fichas de revisión, fichas resúmenes, que permitan ver los lazos entre las ideas y sintetizarlas rápidamente? Es el mapa mental o el llamado “Mind Map” en inglés.

Para describir una idea, un concepto, una información, utilizamos un texto que necesita páginas de escritura. Si esto puede contentar a las personas principalmente auditivas, se ve de muy distinto modo por las personas que integran la información de modo visual o Kinestésica (ver los siete perfiles de aprendizaje), donde se lee o relee lo que ha sido escrito con una comprensión del contenido que no siempre es satisfactoria.

La técnica del Mind Mapping puede ser utilizada en numerosos casos: enterarse de una lección, memorizar el vocabulario, desarrollar ideas para la redacción de una disertación (muy útil para las pruebas de francés, historia geografía o economía), organizar tu tiempo, alcanzar un objetivo…

¿Cómo funciona eso?

¿Cómo se utiliza “Mind Map”? Tomemos el ejemplo de un alumno con nivel débil de inglés que quiere progresar y conseguir mejores notas. Las cuestiones son las siguientes:

  • ¿Cómo prepararse?
  • ¿Por dónde comenzar?
  • ¿Qué es lo más eficaz?

Tantas interrogaciones a veces sirven para desalentar. El mapa “Mind Map” va a permitirte organizar tus pensamientos y ver mucho más claro.

Hay que comenzar con la cuestión central: ¿qué hace falta para entender mejor el inglés? Tres respuestas a saber:

  • Enterarse del vocabulario.
  • Practicar la lengua.
  • Trabajar la gramática.

Estos tres elementos constituyen las condiciones necesarias para alcanzar el objetivo. Estos tres elementos están colocados en forma de ramificación, alrededor del objetivo, para obtener el mejor resultado en inglés (ver esquema). A partir de estos tres elementos aparecen otras tres cuestiones a saber:

1. ¿Qué hace falta para aprender el vocabulario? Respuesta:
  • Enterarse regularmente (diez palabras al día).
  • Descubrir nuevas palabras.
2. ¿Qué hace falta para practicar?
  • Lectura de una revista.
  • Mirar / escuchar la BBC o la CNN.
  • Pasar una temporada en el extranjero.
  • Hablarlo el mayor tiempo posible.
3. ¿Qué hacer para trabajar la gramática?
  • Comprender la lección.
  • Revisar las antiguas lecciones.
  • Hacer ejercicios.

Representación en forma de “Mind Map”

Estas nuevas respuestas constituyen nuevas ramificaciones. Así como se puede observar, el principio de Mind Map es colocar la información importante, la idea principal, en el centro. El fin: ponerla en evidencia, hacerla visible inmediatamente. Total, lograr hacer la selección de lo que es importante, lo que es secundario y lo que se sitúa sobre el perímetro del mapa.

Las ideas están unidas entre sí para que podamos tener una visión de conjunto rápida, relaciones, ideas o informaciones. Así como se ve en nuestro ejemplo, Mind Map presenta una visión clara de la información que permite memorizarla más fácil y rápidamente.

El concepto de Mind Mapping funciona bien visualmente. Esto puede, sin embargo, desarreglar la forma auditiva del texto. Mind Mapping tiene menor eficacia para los Kinestésicos que prefieren las páginas de texto. La técnica del Mind Mapping permite, sobre todo, hacer revisiones bajo una forma más visual. Las asociaciones de ideas entre los diferentes elementos son más simples. Los lazos entre las ideas son más fáciles que con un texto.

Ejercicio

Toma una lección que aún no te hayas aprendido.

  • Haz una ficha de síntesis de esa lección.
  • Trata de representar esa ficha de síntesis en forma de mapa mental.
  • ¿Bajo qué forma comprenderás mejor tu lección resumida?

Desde luego, puedes utilizar simultáneamente ambos métodos: el resumen de tu curso en forma de ficha y mapa mental (mind map), para la representación de los diferentes elementos del curso que debes saber.

Consejos para un examen: estar en forma

Beber bastante

Nuestro cerebro está sumergido en un líquido llamado cefalorraquídeo. Este líquido permite aportar las sustancias nutritivas y eliminar las toxinas producidas por la actividad celular, o actividad de las neuronas. En caso de insuficiencia de agua en el organismo, la cantidad de líquido cefalorraquídeo disminuye.

Un efecto nocivo doble se desarrolla: el cerebro no es alimentado correctamente porque el agua no aporta los suficientes elementos nutritivos, y las toxinas, a las que les cuesta evacuarse correctamente, producen efectos nocivos sobre las células neuronales. El resultado es una alteración, más o menos pronunciada, de las capacidades intelectuales, particularmente al nivel del hipocampo, región del cerebro responsable de la memorización.

Investigadores pusieron en evidencia este fenómeno estudiando a personas de edad que sufrían pérdida de memoria regular. Mejoraron su capacidad de memorización bebiendo simplemente más.

¿Cuánto tiempo podemos mantener la concentración eficaz? En general, para obtener un rendimiento óptimo a lo largo del día es preferible hacer diez minutos de pausa por cada hora de trabajo y atención constante.

Es interesante saber que ha sido demostrado que la vigilancia y el estado de cansancio fluctúan según las horas del día. Hay momentos que son más favorables para una actividad intelectual constante. Por ejemplo, por la mañana sería un buen momento entre las nueve y las once treinta.

El estudio de estos ciclos diarios y su adaptación dio origen a una nueva disciplina: la Chrono Psicología.

Ejercicios físicos
El deporte o el ejercicio físico permite evacuar el exceso de adrenalina almacenada en el cuerpo, la hormona responsable del estrés. Al cabo de media hora de deporte, el cerebro libera endorfinas, hormonas responsables del bienestar, y provoca un sentimiento euforizante. Es la razón por la cual la persona se siente bien después del ejercicio.

A esto se añade una respiración más constante que favorece la oxigenación del cerebro. Estos tres efectos combinados permitirán cambiar y dinamizar tu mentalidad.

Aunque tengas poco tiempo disponible, la actividad física te permitirá ser mucho más productivo en tu trabajo de memorización. Aunque lo creas un tiempo perdido, te servirá para una mejor disposición de ánimo.

La respiración

Uno de los secretos es la calidad de la respiración. ¿Por qué? Porque una buena respiración favorecerá la oxigenación del cerebro y mentalidad. Hay que saber que el cerebro necesita el 20 % del oxígeno que se respira mientras que represente sólo el 2 % de nuestro peso.

La realización intelectual depende de la mentalidad. Si te sientes cansado, a pesar de horas de sueño, tu facultad intelectual va a bajar y deberás dedicar más tiempo. ¿Para qué resultado?

¿Cómo tener una buena respiración? Puedes practicar ejercicios de aerobic. El yoga se basa mucho en la respiración para obtener un efecto de relajación. Será necesaria una práctica regular.
En el caso de un examen, mantén una buena respiración antes de la prueba.

¿Cómo? Camina quince o veinte minutos. Si usas transporte público, bájate algunas paradas antes.

Prepararse para los exámenes: una buena alimentación

Cuidar la dieta

Nada de comida rápida. Lo mejor será prepararse un buen plato de pasta: la pasta permite abastecerse de la energía necesaria.

Como se trata de comer un poco de todo puedes, en un arranque de buena conciencia, adornar tu comida con un plato que contenga hierro. El hierro permite, a los glóbulos rojos de la sangre, fijar mejor el oxígeno que necesita nuestro cerebro para evitar los golpes de cansancio que a primera hora de la tarde pueden darse.

Comer equilibrado

¿Por qué el equilibrio de nuestra alimentación es tan importante? Porque nuestro cerebro necesita sustancias (vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, ácidos grasos esenciales) para funcionar correctamente. Basta que una de estas sustancias falte para que aparezca el cansancio, en forma de lapso de memoria. De ahí la necesidad de comer variado porque un alimento no puede aportarnos todos los elementos a la vez.

Nuestra dieta influye mucho sobre nuestra realización intelectual. Cuando ésta es mala, el cansancio aparece más rápidamente. Pero no se trata de comer demasiado, sino de comer equilibrado.

Alimentar correctamente el cerebro de energía

Nuestro cerebro también necesita muchísima energía. Esta energía puede encontrarla en la pasta, el pan, y otros glúcidos lentos. También se deben tomar azúcares “rápidos” (como la fructosa que se encuentra en las frutas) por la mañana para comenzar bien el día.

El papel de cada sustancia

He aquí, en resumen, las sustancias que nuestro organismo necesita:

  • Las proteínas (del griego “protos”, que significa sustancia principal). Las proteínas son unas moléculas que permiten a nuestro cuerpo reparar el desgaste de los tejidos.
  • Los lípidos (del griego “lipos”, que significa grasa). Son el principal depósito de energía y también permiten modelar el cuerpo. Tienen un papel en el aspecto plástico.
  • Los glúcidos (del griego “glukus” que significa dulce). La glucosa es el carburante de todas las células del cuerpo.
  • Las vitaminas son unas sustancias indispensables para el crecimiento, reproducción y buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo. El organismo no puede fabricar la inmensa mayoría de las vitaminas. Éstas deben ser obligatoriamente aportadas por la alimentación.
  • Las sales minerales son unos minerales idénticos a los que se encuentran en las rocas de la tierra. Nuestro organismo necesita veintidós minerales diferentes. Son indispensables para el crecimiento del cuerpo y su funcionamiento diario.

Evitar saltar una comida

El equilibrio alimentario se alcanza al cabo del día. Si comes muy poca cantidad, será posible recuperar ese déficit en la comida siguiente. Evita el error de creer que privándote de una comida lograrás adelgazar. Generalmente, es el efecto inverso el que se produce: para completar la falta, el cerebro va a pedir al cuerpo almacenar y ganará peso. Al final, te sentirás cansado porque le faltarán a tu cerebro las sustancias que necesita diariamente para asegurar una realización intelectual óptima.

Fraccionar las comidas

Para la cantidad de alimentos ingeridos durante la jornada, será mejor realizar cuatro pequeñas comidas (desayuno, almuerzo, merienda de frutas y cena), que dos comidas (almuerzo y cena). Aliviarás tu digestión y evitarás el “golpe de timón” que reduciría sensiblemente tu productividad en el trabajo o tu esfuerzo intelectual.

Cómo prepararnos para un examen: dormir bien

Dormir bastante

Desvelarse para aprender, reducir tu tiempo de sueño para combinar trabajo y estudios, tiene efecto contraproductivo porque es bien sabido que la deficiencia de sueño provoca una bajada en las realizaciones intelectuales.

Carlyle Smith, profesor de psicología en la Universidad Trent de Peterborough, quiso saber lo que pasaba en los estudiantes que, durante la semana, aprendían intensamente y salían el fin de semana hasta tarde por la noche.

Pudo observar que este modo de vida provocaba una pérdida de la facultad de memorización a medio plazo. Total, salir el viernes hasta muy tarde puede ser responsable de una pérdida de los conocimientos adquiridos durante la semana hasta del 30 %.

Es tanto como decir que pasar noches en blanco, estudiando, se revela contraproducente, especialmente, en vísperas de exámenes. No es el tiempo que pasas aprendiendo lo que finalmente cuenta, sino la manera en la que aprendes. La atención y las facultades de memorización se facilitan mucho después de una buena noche de sueño, obteniéndose mejores resultados. El tiempo que pierdes respetando tu ritmo de sueño, lo recobras aprendiendo más rápidamente y mejor. En psicología cognitiva decimos que perder tiempo es ganar tiempo.

La falta de sueño provoca una necesidad de tiempo más largo para aprender.

Una tentación peligrosa puede ser tomar otro tipo de sustancias que pueden conducirnos a la dependencia.

¿Cómo hacer cuando te sientes cansado?

El momento menos propicio a los esfuerzos intelectuales y de concentración es después de la comida. ¿Por qué? Porque la digestión reclama muchísima energía. Cuanto más pesada sea la comida del mediodía, más importante será la energía consumida por la digestión. De ahí el “golpe de timón” famoso que se manifiesta poco tiempo después haber comido. Es en ese momento cuando las facultades de concentración y atención son más débiles.

Saber reforzar tu día de trabajo con una siesta

Desde las trece horas hasta las quince el organismo funciona a marcha lenta. Es bueno hacer una pequeña siesta después de la comida. Estudios americanos demuestran que un cuarto de hora de siesta permite ser más eficiente y ganar dos horas de trabajo durante la jornada.

La siesta no debería exceder de veinte minutos. Es suficiente para que el organismo se recupere. Haz siesta después de la comida. Te sentirás en mejor forma para la tarde. ¿Por qué?

Porque la digestión reclama mucha energía que se necesitaría para la actividad cerebral. Es por esto que experimentas, de cuando en cuando, lo que se llama “golpe de timón” si la comida ha sido copiosa.

No es obligatorio ponerse de acuerdo sobre los veinte minutos de adormecimiento después de las comidas. Si sientes una deficiencia de sueño, puedes dormir dos o tres veces durante la jornada. Según ciertos investigadores, sería oportuno hacer una siesta de veinte minutos cada cuatro horas.

Para ir más lejos, les recomendamos el excelente libro: Aumenta Tu Memoria

mejorar su memoriaUna guía para mejorar y optimizar su memoria. Decir adiós a los olvidos y subir de manera notable su capacidad de memorización.

remedios naturales

Artículos relacionados:

Add Comment