Hipermetropia

hipermetropiaLa hipermetropía es una anomalía que afecta a la visión de cerca. La padece cerca del 25 % de la población.

Causas

La córnea es una capa transparente de células en la superficie del ojo que tiene la misión de curvar los rayos de luz que entran en el ojo. La luz debe ser curvada con el fin de que cree una imagen clara. Cuando rayos de luz paralelos atraviesan la córnea deben curvarse para concentrarse sobre la retina, membrana fotosensible que recubre el fondo del ojo. El cristalino desempeña el papel de una lente que hace la puesta a punto de la imagen.

En el caso de la hipermetropía, los rayos de luz se concentran en un punto situado detrás de la retina. Los objetos próximos se ven vagos. Esto se produce cuando el ojo es demasiado corto o la córnea demasiado llana.
La hipermetropía es parcialmente genética. Numerosos niños nacen con un grado de hipermetropía, pero algunos son capaces de compensarlo por medio de los músculos poderosos del ojo. Estos músculos comprimen y aflojan el cristalino, situado justo detrás de la córnea, después de que la córnea procediera a la curvatura de la luz. La visión de cerca de ciertos niños mejora a medida que alcanzan la edad adulta.

Con el curso de los años, los músculos del ojo son cada vez menos capaces de realizar el esfuerzo de acomodación necesario. Después de los sesenta años, la inmensa mayoría de la gente tiene dificultad para distinguir los detalles de cerca. Se trata de la presbicia. Es cada vez más frecuente después de los cincuenta años. El cristalino se vuelve más rígido y espeso, y su acomodación disminuye.

Síntomas y complicaciones

La hipermetropía se manifiesta por dificultad para distinguir claramente los objetos, dolores de cabeza y estrés ocular.
Podríamos pensar que el deterioro de la visión de un adulto es fácil de descubrir. Si las letras del periódico que lees cada mañana se vuelven cada vez más vagas, deberías darte cuenta. En realidad, el proceso es lento para que el cerebro lo descubra. En el caso del niño, la hipermetropía a menudo no es descubierta. Ciertos niños nacidos hipermétropes jamás vieron los objetos próximos con nitidez y no saben que eso es posible. Los niños hipermétropes pueden ver los objetos próximos con precisión forzando, inconscientemente, sus ojos. Para estos niños los dolores de cabeza, y no la visión vaga, constituyen el principal síntoma de la hipermetropía.

Investigaciones actuales relacionan la hipermetropía de los niños con los malos resultados escolares. A menudo, descubrimos que los niños a los que parece faltarles interés por la lectura son, ligeramente, hipermétropes.
Numerosas personas afectadas por hipermetropía tienen grandes dificultades para leer. Muy afortunadamente, la hipermetropía generalmente no influye en su capacidad para conducir.

Diagnóstico

Los oftalmólogos utilizan un cartel conocido con líneas de letras cada vez más pequeñas, el tablero de Snellen, para descubrir la miopía pero este cartel no permite descubrir la hipermetropía. Es por eso que la hipermetropía no es descubierta por medio de exámenes de la vista en la escuela.
Un examen correcto de la vista por un oftalmólogo o un óptico optometrista, consiste en sentarse en una silla con un aparato refractor situado al nivel de los ojos. Miramos un cartel a través del aparato y el médico desliza diferentes lentes en el campo de visión. Esta prueba puede descubrir la miopía.

Tratamiento y prevención

hipermetropia sintomasNo podemos prevenir la hipermetropia, pero podemos tratarla. Existen tres soluciones posibles: las gafas, las lentes de contacto y la cirugía laser.
Las gafas casi pueden corregir todos los problemas de vista. Son muy útiles para las personas que tienen una vista débil a distancia larga y a distancia muy corta, porque pueden utilizar lentes bifocales. La lente superior le da un campo de visión lejano y la lente inferior le da un campo cercano de visión.

Las lentes de contacto también pueden corregir estos problemas. Las lentes de corrección elevada tienden a ser más espesas y más pesadas que las lentes de corrección débil, y ciertas personas las encuentran incómodas. Existen también unas lentes de contacto personales bifocales, pero ciertas personas las encuentran difíciles de utilizar. Las lentes flexibles, generalmente, son mejores que las lentes duras y permeables al gas porque son más confortables y fáciles de poner. Son más difíciles, no obstante, de limpiar y se está más propenso a padecer infecciones oculares. Puedes reducir este riesgo lavándolas conforme a las instrucciones y poniéndolas en un conservante especial cuando no las uses.

La cirugía al laser, puesta a punto inicialmente para la miopía, también puede ahora tratar la hipermetropía. Las técnicas más corrientes son el thermokératoplastie al laser Holmium (LTK), el kératectomie photorrefractivo (PRK) y el kératomileusis prestado asistencia por laser local o in situ (LASIK).
· En el LTK, un laser retira el epitelio (una membrana de la superficie superior del ojo). Luego procede a la destrucción de una capa precisa de la córnea, conforme a las instrucciones preestablecidas por el ordenador.
· En el PRK, un laser dirigido por ordenador quita el epitelio y reforma la córnea procediendo a la destrucción de los tejidos periféricos o exteriores.
· El LASIK es más o menos similar, excepto que un fragmento es cortado en el epitelio con una lámina de diamante. Luego, el laser retira el tejido de la parte interna de la córnea, y el fragmento se coloca en su lugar donde se adhiere sin cola ni puntos de sutura.
En nuestros días, no dejamos de trabajar en el perfeccionamiento de estas intervenciones. Entre ellas figura la tecnología de Wavefront o tratamiento a medida en el LASIK, en el que un ordenador levanta el trazado de los problemas de vista que requieren una corrección, lo que aumenta la precisión de los resultados.
Estas técnicas son eficaces en el mejoramiento de la visión. Una infección puede aparecer uno o dos días después de la operación, recetándose antibióticos para prevenirla. Si una infección sobreviene se trata, fácilmente, por medio de antibióticos. Las operaciones son rápidas (algunos minutos por ojo) y sin dolor aunque el ojo molestará durante algunos días.

La cirugía al laser no puede ser practicada sobre ojos sanos y no infectados. No conviene a niños ni adolescentes porque su vista todavía está en evolución.
Las operaciones de los ojos no producen siempre los resultados esperados. Los resultados de los estudios varían, pero la mayoría de las personas que han sufrido una intervención quirúrgica con laser para rectificar la hipermetropía, tienen una mejoría de la visión. Es importante saber, no obstante, que ciertas personas no obtienen mejoría de su visión y que un pequeño número nota que su vista se deterioró.
La cirugía con laser puede reducir la calidad de la vista que podría obtenerse con lentes perfectamente adaptadas. Puede, también, perjudicar a la visión nocturna. Además, operarse no significa que la visión sea “definitiva”. Todavía puede evolucionar. A veces, la mejoría sólo es temporal y, después de la cicatrización, el resultado no es mejor que antes de la operación. Por otro lado, los oftalmólogos, a veces, son excesivamente prudentes para corregir la visión. Intervenciones de control serán necesarias. Deberás hablar sobre complicaciones eventuales con tu oftalmólogo antes de optar por la cirugía al laser.

Aunque la cirugía con laser se practique desde hace más de quince quince años, todavía no conocemos las consecuencias a largo plazo. La inmensa mayoría de las personas ven bien diez años después de la intervención quirúrgica, pero no sabemos cómo verán dentro de treinta años. No podemos estar absolutamente seguros de que no tendrán problemas.

Antes de optar por una cirugía laser será importante que te informes de sus complicaciones con un oftalmólogo.

Artículos relacionados:

Add Comment