Hipertiroidismo

hipertiroidismoEl tiroides es una pequeña glándula situada en el cuello, debajo de la nuez. Secreta hormonas, conocidas bajo el nombre de tiroxina (T4) y tirotropina (T3), que aumentan la tasa metabólica del organismo.

La tasa metabólica es el ritmo al cual los procesos químicos necesarios para la vida se producen en el organismo. Mediante el metabolismo ciertas sustancias son degradadas para conseguir energía para los procesos vitales, mientras que otras sustancias son producidas.
El tiroides es regulado por la hormona secretada por la hipófisis (a veces llamada la glándula principal del cerebro por los científicos).

El TSH estimula la producción de hormonas tiroideas T4 y T3 por el tiroides. Cuando la tasa de las hormonas tiroideas en el organismo es elevada, la secreción de TSH será inhibida, lo que impedirá al tiroides fabricar más T4 y T3.

Llamamos hipertiroidismo la hiperactividad del tiroides que produce una cantidad excesiva de hormonas tiroideas. Es mucho menos corriente que el hipotiroidismo (poca actividad del tiroides) y se debe a varias posibles causas.

La incidencia del hipertiroidismo es de cinco a diez veces mayor en las mujeres que en los hombres. Entre los factores de riesgo que predisponen a un hipertiroidismo, encontramos la presencia de una enfermedad autoinmune (por ejemplo, diabetes de tipo 1, anemia perniciosa), antecedentes familiares, gran consumo de productos yodados y antecedentes de bocio.

Causas

A veces, la hiperactividad del tiroides es debida a tasas inapropiadas (elevadas) de TSH, o a problemas del mismo tiroides.

La enfermedad de Graves sobreviene cuando el sistema inmunitario produce un anticuerpo anormal que actúa como el TSH y estimula continuamente el tiroides, lo que conduce a una hiperactividad y a tasas más elevadas de hormonas tiroideas. La enfermedad de Graves es la causa más frecuente de hipertiroidismo y se le pueden imputar hasta el 80 % de todos los casos de hipertiroidismo. El anticuerpo anormal puede producir una inflamación de los ojos y, más raramente, de la piel.

Existe otra forma de hipertiroidismo llamada el bocio multinodular tóxico. Un tejido anormal o “nódulos” en el tiroides, llamados adenomas, se vuelven autónomos, es decir, que no funcionan bajo el control del TSH y producen constantemente hormonas tiroideas.

Cuando el tiroides se altera, una afección llamada tiroiditis puede sobrevenir. La inflamación provoca, durante un período corto (habitualmente no más de algunas semanas), la liberación de hormonas tiroideas almacenadas por el tiroides. Los daños a largo plazo de la inflamación provocarán un hipotiroidismo.

El hipertiroidismo puede, también, producirse por la toma de una cantidad demasiado grande de hormonas tiroideas o por el uso de medicinas que contengan una gran cantidad de yodo, como el amiodarona.

El hipertiroidismo secundario, una afección rara, es provocado por una producción superabundante de TSH por un tumor de la hipófisis, provocando una estimulación permanente del tiroides. Más raramente, la hipófisis se vuelve insensible a las hormonas tiroideas y no sabe en qué momento “interrumpir” su producción de TSH cuando las tasas de hormonas tiroideas son elevadas.

Síntomas y complicaciones

El hipertiroidismo se traduce por la presencia de tasas elevadas de T4 y T3 en la sangre. Estas hormonas aceleran el metabolismo y presentan los siguientes síntomas:

  • Aceleración del pulso.
  • Aparición de una protuberancia al nivel del cuello (bocio) causado por la
  • Interrupción de las menstruaciones en la mujer.
  • Aumento del apetito habitualmente acompañado de pérdida de peso.
  • Aumento del riesgo de pérdida ósea (osteoporosis).
  • Aumento de la tasa de actividad aunque la persona se encuentre cansada y debilitada.
  • Elevación de la temperatura corporal que provoca sensación de calor en un cuarto más bien frío.
  • Hiperactividad nerviosa que provoca sensación de nerviosismo o temblor ligero de las manos.
  • Interrupciones del sueño.
  • Piel sudorosa.
  • Ritmo cardíaco anormal (palpitaciones o golpeteos muy fuertes).
  • Deposiciones frecuentes a veces acompañadas de diarrea.
  • Ojos hinchados, lagrimeo, sensibilidad a la luz o mirada fija.

Es importante anotar que también pueden presentarse otros síntomas: depresión, demencia, irregularidades del ritmo cardíaco, desvanecimientos, debilidad o insuficiencia cardíaca.

La enfermedad de Basedow, además de los síntomas frecuentes del hipertiroidismo, provoca inflamación y ojos exorbitantes. En casos graves puede aparecer visión doble y lesiones importantes en los ojos.

Si el hipertiroidismo no es tratado correctamente puede llegar a ser peligroso para la persona. Puede producirse un shock circulatorio. Es una urgencia médica causada por la hiperactividad extrema del tiroides.

Los síntomas son: pulso rápido, temblores, sudores excesivos, fiebre, agitación, diarrea, confusión y pérdida de conciencia. Puede ser provocado por traumatismos, infección, intervención quirúrgica, diabetes no controlada, embarazo, parto, o por no tomarse las medicinas recetadas.

Diagnóstico

sintomas del hipertiroidismoSi tu médico sospecha de una enfermedad del tiroides podrá efectuarte varias pruebas con el fin de someter a test el funcionamiento de éste. Podemos medir la tasa de TSH. Una tasa débil indica que el tiroides tiene hiperactividad, lo que termina la producción de TSH por la hipófisis. También analizamos la tasa de T4 y de T3 en la sangre. Las inmunoglobulinas que estimulan las funciones tiroideas, los anticuerpos que participan en el desarrollo de la enfermedad de Graves, son específicas sólo a la enfermedad de Graves y su tasa se conocerá por medio de un análisis de sangre.

Las ecografías y cintografías permiten un examen visual del tiroides y los nódulos. Una prueba de captación del yodo radiactivo puede efectuarse para determinar cuánto yodo es recogido por el tiroides en su circulación por la sangre.

Tratamiento y prevención

El tiroides necesita una pequeña cantidad de yodo para funcionar correctamente. Una tasa demasiado fuerte puede interrumpir la liberación excesiva de hormonas. El tratamiento por el yodo es una opción, pero sólo para utilizarlo a corto plazo o para controlar rápidamente el hipertiroidismo (por ejemplo, para controlar una crisis).

Las tasas débiles de yodo radiactivo pueden ser utilizadas para destruir una parte del tiroides y controlar el hipertiroidismo. Sin embargo, una destrucción demasiado importante del tiroides provocará un hipotiroidismo. Si esto sucede, es probable que tengas que tomar regularmente un suplemento de hormona tiroidea para tratar el hipotiroidismo.

El yodo radiactivo es utilizado en tasas bastante débiles para no causar otras lesiones sobre el resto del cuerpo. El yodo radiactivo no se administra a mujeres embarazadas porque puede destruir el tiroides del feto.

El tratamiento medicamentoso oral (el propiltiouracilo o el metimazole) habitualmente permite controlar el hipertiroidismo en un espacio de seis semanas a tres meses. Dosis más elevadas serán más eficaces pero pueden aumentar el riesgo de efectos secundarios como erupciones cutáneas, náuseas, pérdida del gusto y, en casos muy raros, la supresión de la producción de células sanguíneas por la médula ósea.

Estos efectos secundarios son habitualmente reversibles con la interrupción de las medicinas.
Los síntomas del hipertiroidismo: temblores, aceleración del ritmo cardíaco, ansiedad y nerviosismo pueden ser controlados por medicinas betabloqueantes tales como el propranolol. Sin embargo, estas medicinas no tienen efecto directo sobre las funciones del tiroides.

La ablación quirúrgica del tiroides – llamada tiroidectomía – puede ser necesaria en casos raros. El hipotiroidismo que habitualmente resulta después, deberá ser tratado por medio de una sustitución de las hormonas tiroideas durante el resto de la vida del paciente.

Artículos relacionados:

Add Comment