Hipotiroidismo

hipotiroidismoLa glándula tiroidea está situada en el cuello, bajo la nuez. Es el órgano que determina la tasa de metabolismo del cuerpo liberando las hormonas tiroxina (T4) y triyodotiroxina (T3). La tasa metabólica es el ritmo al cual los procesos químicos necesarios para la vida se producen en el organismo.

El hipotiroidismo es la más frecuente de las afecciones del tiroides. Esta afección sobreviene cuando la glándula tiroidea se vuelve menos activa y no libera las suficientes hormonas. La tasa metabólica desciende y las funciones normales del cuerpo van más despacio.

El hipotiroidismo aparece en 1,5 al 2 % de las mujeres y el 0,2 % de los hombres, y es más común con el ascenso en edad. Hasta el 10 % de las mujeres de más de 65 años presentan signos de hipotiroidismo.
Aunque de manera menos frecuente, el hipotiroidismo también aparece entre los jóvenes. El hipotiroidismo neonatal, llamado cretinismo, está asociado con un retraso mental, ictericia (coloración amarilla de la piel), mala alimentación, dificultades respiratorias y problemas del crecimiento. El hipotiroidismo infantil se caracteriza por un retraso en el crecimiento y problemas del desarrollo psicológico. Con un tratamiento precoz, estos síntomas pueden ser minimizados.

Causas

El hipotiroidismo primario se produce cuando la glándula tiroidea es defectuosa. La causa más corriente del hipotiroidismo entre los adultos es la tiroiditis de Hashimoto, provocada por un proceso auto inmunitario: el organismo produce anticuerpos que atacan y destruyen la glándula tiroidea progresivamente.

Las mujeres son ocho veces más propensas que los hombres a la tiroiditis de Hashimoto, más aún cuando avanzan en edad. Esta afección también puede presentar un componente familiar, o estar asociada con síndromes de anomalías genéticas, como el síndrome de Turner, el síndrome de Klinefelter o el síndrome de Down.

El hipotiroidismo puede, también, ser provocado por el tratamiento del hipertiroidismo. Para tratar este último se inactiva la glándula tiroidea con la ayuda de medicinas o la administración de yodo radiactivo. Una falta de hormonas tiroideas puede ser el resultado de estos tratamientos, provocando un hipotiroidismo.

La glándula tiroidea necesita yodo para funcionar eficazmente. Una falta crónica de yodo provoca hipertrofia del tiroides y una reducción de su actividad. Esta forma de hipotiroidismo es muy rara en América del Norte. Es, sin embargo, la principal causa del hipotiroidismo en los países en vías de desarrollo, donde la alimentación es, a menudo, deficiente en yodo. Los fabricantes de sal incluyen yodo en la sal.

Ciertas afecciones hereditarias raras pueden provocar anomalías enzimáticas en la glándula tiroidea e impedir la producción de las hormonas. El hipotiroidismo secundario (provocada por un problema en otra glándula, la hipófisis o el hipotálamo y no el tiroides) puede producirse si la hipófisis (una glándula del cerebro) no funciona normalmente y no produce una hormona llamada tirotropina (TSH) necesaria para la estimulación de la glándula tiroidea. Estos casos son bastante raros y no constituyen una causa importante de hipotiroidismo.

La toma de ciertas medicinas puede provocar un hipotiroidismo al inhibir la producción de la hormona tiroidea. Entre estas medicinas, encontramos el amiodarone (una medicina utilizada para ciertas afecciones cardíacas), el litio (una medicina utilizada para tratar los trastornos bipolares) y el interferón alfa (una medicina contra el cáncer).

Síntomas y complicaciones

Si la cantidad de hormona T4 y T3 es insuficiente, la tasa del metabolismo y las funciones de los órganos van más despacio. Los síntomas no son siempre evidentes y el hipotiroidismo puede ser confundido, a veces, con otras enfermedades.
Las personas afectadas por hipotiroidismo a menudo experimentan los síntomas siguientes:
• Cabellos secos.
• Confusión y pérdidas de memoria (a menudo confundidas con la demencia entre las personas de edad).
• Estreñimiento.
• Calambres musculares.
• Flujo menstrual aumentado.
• Depresión.
• Debilidad.
• Cansancio o apatía.
• Ganancia de peso.
• Intolerancia al frío.
• Irritabilidad.
• Pérdida de cabellos.
• Disminución del ritmo cardíaco.
• Sequedad de la piel.

Es importante tomar nota que estos síntomas tienden a ser más sutiles entre las personas de edad. Éstas, pueden sufrir confusión, anorexia, pérdida de peso, tendencia a las caídas y reducción de su movilidad.
Si el hipotiroidismo no es tratado, los síntomas progresan y pueden, en casos raros, provocar una forma de hipotiroidismo llamada mixedema. La temperatura corporal desciende y aparece una anemia, acompañada por riesgos de insuficiencia cardíaca congestiva. El coma mixedematoso se produce en ciertas personas afectadas por un hipotiroidismo grave, que están expuestas a una forma de estrés como una infección, frío extremo, traumatismo o la utilización de sedantes. Entre los síntomas anotamos la pérdida de conciencia, convulsiones, disminución del ritmo respiratorio y la actividad mental.

Diagnóstico

sintomas del hipotiroidismoSi el médico sospecha un hipotiroidismo, puede pedir exámenes que determinarán en qué medida funciona la glándula tiroidea. Las concentraciones de T4 en la sangre son medidas, lo mismo que las de tirotropina (TSH) sintetizada por la hipófisis. Una concentración elevada de TSH indica que el tiroides no es lo bastante activo: la hipófisis compensa elaborando una cantidad excesiva de hormonas con vistas a estimular el tiroides.

En los casos de hipotiroidismo secundario, la hipófisis no funciona de modo apropiado y las tasas de T4 sanguíneo son débiles. En este caso, las tasas de TSH pueden ser débiles o normales de modo inapropiado.
Una cintigrafía del tiroides, con tecnecio o yodo radiactivo, permite observar visualmente el tiroides y descubrir las regiones que son menos activas. Las cintigrafías de la glándula tiroidea permiten obtener una imagen anatómica detallada de la glándula, identificar ciertas lesiones (por ejemplo, nódulos, quistes) y conocer las propiedades de la circulación de la sangre a través del conjunto de la glándula.

Tratamiento y prevención

El tratamiento del hipotiroidismo necesita la sustitución de las hormonas tiroideas por agentes sintéticos o naturales. El tratamiento de sustitución de las hormonas tiroideas más simple y eficaz necesita la toma oral de una forma sintética de T4. Estas tabletas son ofrecidas en concentraciones variables, y las dosis son modificadas para cada persona hasta que las concentraciones sanguíneas apropiadas son obtenidas y los síntomas controlados de modo satisfactorio.

Los suplementos tiroideos que contienen extractos de glándulas tiroideas molidas de animales, raramente son utilizados en nuestros días porque pueden provocar reacciones alérgicas, y su contenido en T4 no es constante.
El consumo de grandes cantidades de T4 puede provocar efectos secundarios graves. Dosis ajustadas para la edad y el peso corporal deben ser administradas al principio. Luego, serán lentamente aumentadas hasta que las tasas de T4 y de TSH sanguíneo vuelvan a la normalidad.

Las personas que presentan un hipotiroidismo ligero pueden sentirse bien y no necesitar ningún tratamiento, mientras que otras se sentirán incomodas con síntomas que deberán ser corregidos. El hipotiroidismo generalmente se agrava con el tiempo. Es importante seguir de modo atento todos los casos. Las personas que toman pequeñas cantidades de hormonas tiroideas pueden, progresivamente, aumentar sus dosis. En cambio, más allá de una cierta edad, deberán reducir su dosis de T4.

Si una disfunción de la hipófisis es la causa del hipotiroidismo, esta afección deberá ser tratada. La hipófisis también controla la función de otras glándulas del organismo y puede que varias medicinas sean necesarias si una persona padece de otros desórdenes hormonales asociados con esta glándula.

Artículos relacionados:

Add Comment