Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Remedios caseros para limpiar el higado graso o inflamado

Remedios caseros para limpiar el higado

Remedios para el higadoEl hígado es el mayor de nuestros órganos y uno de los más importantes. Sus principales funciones son transformar los alimentos en energía, eliminar toxinas y participar en el proceso de digestión. Al hígado le perjudican la mala alimentación, los estados depresivos y una mala higiene de vida.

Vamos a concretar algunos remedios simples, naturales y baratos para ocuparnos del hígado.

El estado de nuestro cabello y nuestra vista reflejan el estado de salud de nuestro hígado. Si se inflama puede provocar dolor bajo las costillas, en la parte derecha del abdomen, una inflamación del trapecio derecho, favorecer la aparición de patas de gallo y dar un color amarillento a la piel y a la parte blanca de los ojos, así como aumentar el índice de colesterol, acentuarse los problemas menstruales, etc.

Alimentación y nutrición para limpiar el hígado

Los alimentos alimentan o envenenan nuestro hígado. Será primordial mantener una alimentación sana para disfrutar de buena salud. Escogeremos una alimentación a base de productos biológicos, sin aditivos (como colorantes, potenciadores de sabor, etc.) y lo más natural posible. Además, te recomendamos evitar los productos siguientes:

Los alimentos a evitar:

· El alcohol.
· Las frituras.
· La carne de vaca.
· Los platos precocinados.
· Los productos lácteos.
· El azúcar blanco.
· Los edulcorantes.
No hay que olvidar que las medicinas también pueden afectar a nuestro hígado. Es importante leer siempre con atención los efectos secundarios señalados en el prospecto.

Los alimentos siguientes son beneficiosos:

· El zumo de manzana y zanahoria.
· El pomelo.
· La alcachofa.
· La achicoria.
· Las verduras verdes.
· La alfalfa germinada.
· Las uvas.
· Las fresas.
· El brécol.
· La col.
· Las coles de Bruselas.
· Además de un consumo diario de estos alimentos, es muy importante saber cuándo deben ser consumidos porque el hígado se regenera a primeras horas del día: será mejor cenar ligero o muy temprano para evitar que la digestión se alargue.
· Como complementos alimentarios, las vitaminas del grupo B son ideales. Estas vitaminas hacen bajar la tasa de transaminasas y tonifican el hígado. Podemos consumir alimentos ricos en ellas, como la levadura de cerveza, o tomar complementos alimenticios que lo contengan.

Las emociones inhibidas

La buena salud del hígado no sólo depende de la alimentación. Según la medicina tradicional china, la cólera y los estados de nervios inhibidos tienen una incidencia directa sobre tu estado. Para evitar esto deberemos aprender a administrar nuestras emociones, y dedicarnos a actividades que nos ayudan a canalizar nuestra rabia, como actividades deportivas o artísticas.
Existe también un remedio homeopático que puede ayudarnos en los momentos de rabia y contrariedad: Chamomilla 15CH. Bastará con tomar tres gránulos que se colocarán bajo la lengua, tres veces al día, fuera de las comidas.

El bouillote

El hígado es un órgano que, como los riñones, tiende a enfriarse cuando no funciona correctamente. Para evitar esto, humedece de agua caliente la mitad de una toalla y ponla sobre el costado, sobre la parte derecha del abdomen. Luego, coloca encima una bolsa de agua caliente, llena de agua caliente, y recúbrela con la otra mitad de la toalla. Si el calor no es suficiente, añada una manta encima. Es también un remedio fantástico para luchar contra el insomnio. Es un remedio que no se debe utilizar durante el día porque puede provocar cansancio.

Lavados a base de café

Es un remedio antiguo que mucha gente utiliza. Se trata de un preparado con café bío en polvo. Haz hervir un litro de agua con tres cucharas soperas de café durante quince minutos lentamente. Filtrarlo para eliminar todo el orujo del café. Una vez tibio, utilizaremos medio litro para el lavado tumbándonos sobre la espalda. Trata de mantenerlo durante diez o quince minutos. Este remedio es muy fuerte y actúa directamente sobre el hígado aumentando la actividad de gamma-glutamil transpeptidasa.

Limón y aceite en ayunas

Existe un remedio muy simple que nos ayudará a limpiar y tonificar nuestro hígado y vesícula biliar cada mañana. Bastará con tomar una cucharada de zumo de limón natural y una cucharada de aceite de oliva de primera presión en frío cada mañana en ayunas. Una media hora después, beber uno o dos vasos de agua tibia. Podemos tomar el desayuno algunos instantes más tarde. Este remedio es también eficaz para las personas que sufren de estreñimiento.

Remedios naturales para el hígado: las plantas

Las hierbas amargas ayudan a sanear el hígado y favorecen su buen funcionamiento. Podemos consumir de manera diaria infusiones a base de las plantas siguientes:
· El cardillo.
· La alcachofa.
· El cardo casa.
· El boldo.
· La celidonia.
Podemos azucarar estas bebidas con miel de romero o stevia, y añadir un poco de zumo de limón natural.

Nueve remedios caseros para desintoxicar el hígado

Alcachofa: ineludible

La alcachofa es una planta de drenaje ineludible para el hígado. La causa, el contenido de sus hojas. Esta sustancia dispone de efectos que estimulan la secreción biliar y son hepatoprotectores. Favorece la eliminación de sustancias tóxicas para el hígado y los riñones.
Modo de empleo: hacer una infusión con 10g de hojas frescas en una taza de agua hirviendo, durante quince minutos, y filtrar.

Hacer hervir 50g de hojas frescas en un litro de agua durante diez minutos y filtrar.
Posología: Un comprimido por la mañana, al mediodía y por la noche antes de las comidas durante un mes, con una interrupción de otro mes y una reactivación de veinte días al mes durante dos meses.
Atención: la alcachofa está desaconsejada durante la lactancia a causa de su acción inhibidora sobre la secreción láctea. También se desaconseja en casos de cálculos en la vesícula biliar. Emplear con precauciones entre las personas alérgicas al Asteraceae (cardillo, margarita).

Cardo casa: planta histórica para el hígado

Desde la Antigüedad, el cardo casa es famoso por sus beneficios sobre el hígado. Favorece el drenaje y la desintoxicación porque optimiza sus funciones de eliminación. Este beneficio es atribuido a su contenido en silimarina.
Modo de empleo: hervir 50g de semillas en un litro de agua durante quince minutos. Luego, dejar reposar diez minutos y filtrar. Beber una taza, tres veces al día, antes de las comidas. Tomarlo durante un mes. Luego, en curas discontinuas de veinte días al mes durante dos meses, o cuarenta y ocho horas antes de comidas copiosas (fiestas de fin de año) o hasta una semana después de los días siguientes a la fiesta.
Atención: el cardo casa no debe ser utilizado en caso de obstrucción biliar, embarazo o lactancia. Con precaución en caso de alergia al Asteraceae.

Ajo: vainas mágicas

El ajo es una planta alimenticia que no se debe olvidar en el drenaje del hígado. Estimula el trabajo de detoxificacíon gracias a sus derivados azufrados.
Modo de empleo: consumir dos dientes de ajo al día, o tomar un gramo de ajo seco al día.

Atención: comer demasiado ajo puede irritar el estómago. Atención en caso de toma de anticoagulantes, tratamiento para la diabetes, antiinflamatorios y tratamiento del virus VIH.

Rábano negro, siempre al alcance de la mano

El rábano negro forma parte de los remedios para limpiar el hígado. Se encuentra fácilmente en los supermercados.
Modo de empleo: beber dos o tres veces al día, antes de las comidas, un vaso de zumo de rábano negro durante una semana. Es muy bueno para ayudar a digerir comidas muy abundantes.
Atención: el zumo de rábano negro debe ser tomado con precaución en el caso de padecer cálculos biliares. Pregunta a tu farmacéutico o médico.

Romero para limpiar en profundidad

El romero es una planta clave para el aparato digestivo. Rico en antioxidantes, protege el hígado de los radicales libres.
Modo de empleo: poner a hervir una cucharilla de café con hojas de romero en 150 ml. de agua. Cubrir y dejar en infusión durante diez o quince minutos. Filtrar. Tomar la tisana por la mañana en ayunas durante veinte días. Esta cura debe hacerse en primavera y otoño para limpiar el organismo en profundidad.

Achicoria, excelente para el drenaje

La achicoria es excelente para el drenaje hepático. Se prescribe, principalmente, para cuidar las afecciones del hígado. Favorece la secreción biliar y combate, eficazmente, ciertos problemas digestivos como el hinchazón de vientre, flatulencias…
Modo de empleo: de 15 a 30g de raíz, hojas y flores secas de achicoria, por litro de agua. Hacerlo hervir durante cinco minutos. Tomarlo a mediodía y por la noche antes de las comidas.

Chrysanthelle y fumeterre: para drenar con rapidez

¿Te apetece una tisana drenante para tu hígado?
Modo de empleo: 200g de chrysanthelle (planta entera), 200g de fumeterre (idas aéreas) y 100g de hojas de romero. Cuatro cucharas soperas cortas de la mezcla por litro de agua hirviendo. Dejar en infusión durante diez minutos, luego filtrar. Beber cuatro tazas al día antes y después de las principales comidas. Tomarlo diez días al mes, de modo regular.

El desmodium para soportar mejor las fiestas

El desmodium es una planta africana que protege el hígado y lo detoxifica.
Modo de empleo: poner 10g de plantas secas en un litro de agua hirviendo durante quince minutos. Filtrar. Beber un tazón por la mañana, al mediodía y por la noche antes de las comidas. Tomarlo durante un mes, luego en curas discontinuas de veinte días al mes durante dos meses, o cuarenta y ocho horas antes de comidas fuertes (fiestas de fin de año) o hasta una semana después de los días siguientes a la fiesta.
Atención: la toma de desmodium puede provocar náuseas y diarreas.

Boldo, un árbol mágico para el hígado

Originario de Chile, el boldo es un pequeño árbol famoso por sus beneficios hepatobiliares. Como otras plantas (alcachofa, romero) es bueno para el hígado.
Modo de empleo: un saquito dosis en 20cl de agua hirviendo. Dejar hacer en infusión durante diez minutos. Tomar de uno a tres saquitos al día.

Remedios caseros par el hígado inflamado

Tres limones

Remedios caseros para limpiar el higado

Remedios caseros para limpiar el higado

Debes limpiar tu hígado regularmente para evitar que un exceso de toxinas cree problemas de digestión. El limón puede estimular la secreción de la bilis drenando el hígado de todos los residuos acumulados durante el invierno.
En la práctica: poner tres limones en una cacerola con agua fría, sin cortarlos, y llevar a ebullición durante tres minutos. Dejar enfriar, retirar los limones y sacar el zumo. Añadir el zumo al agua de cocción y beber en ayunas por la mañana y entre las comidas.

Aceite esencial de menta

Náuseas, problemas renales y hasta sexuales… El hígado se manifiesta con numerosos síntomas cuando debe filtrar un número demasiado grande de residuos. Para ayudarle en su función de drenaje podemos utilizar aceites esenciales.
En la práctica:
En masaje: mezclar una gota de aceite esencial de romero verbénon, una gota de aceite esencial Lédon de Groenlandia y una gota de aceite esencial de estragón. Masajear la región del hígado, en el sentido contrario a las agujas del reloj, dos veces al día.
Vía oral: poner dos gotas de EH de menta pimentada sobre una cucharilla de miel y dejar derretirse, en la boca, dos veces al día.

Algunas raíces de cardillo

Haz una cura de raíces de cardillo para limpiar tu hígado. El cardillo estimula la producción de bilis y elimina los residuos que impiden al hígado filtrar las toxinas de la sangre y digerir las grasas.
En la práctica: en decocción, de 1 a 4g de raíces secas por cardillo en 150ml de agua hirviendo, tres veces al día.

Aceite de oliva extravirgen

El aceite de oliva es ideal para el hígado porque purga. Recomendada por numerosos naturópatas limpia, estimula el sistema hepático y alivia al organismo de los problemas del hígado.
En la práctica: emulsionar una cucharada sopera de aceite de oliva extravirgen, con una cucharada sopera de zumo de limón. Beber la preparación con el estómago vacío durante cinco días.

Algunas gotas de homeopatía

El “ataque hepático” es un término francés que no existe en otros países. Reagrupa síntomas como la jaqueca, la indigestión o el estreñimiento. Todas estas afecciones pueden ser tratadas drenando el hígado con homeopatía.
En la práctica: tomar diez gotas de Chelidonium Composé, 3 veces al día, hasta su curación.

Remedios para limpiar el hígado graso

Para limpiar el hígado, conviene acudir a los remedios naturales de las abuelas, que son muchos y muy eficaces:

Limpiar el hígado con la arcilla gris

Tu hígado te crea problemas. Aplica una cataplasma de arcilla gris y deja actuar cada noche, manteniendo la cataplasma en su sitio con una venda. Repite este tratamiento, que elimina eficazmente las toxinas, durante una decena de noches consecutivas y comprobarás una mejoría efectiva. Para que este remedio sea todavía más eficaz, en lugar de mezclar la arcilla con un poco de agua, trata de mezclarla con una infusión de tomillo, la complementariedad para tu hígado. Si el problema persiste, no vaciles en pedir la opinión de un médico urgentemente.

Cura para el hígado a base de remolacha

Poner 250g de remolacha en un litro de agua hirviendo y dejar hervir tres minutos.
Beber un vaso de esta poción quince o veinte minutos antes de comer, por la mañana y por la tarde, y un vaso antes de acostarte. Seguir esta cura durante tres semanas.

Evitar y cuidar un ataque hepático

Un ataque hepático es el conjunto de los problemas digestivos que habitualmente aparecen después de un exceso de alimento o alcohol. Sobreviene un dolor sordo situado bajo las costillas del lado derecho, sensación de estar demasiado lleno, de gravedad, malestar generalizado, jaqueca, vómitos…

Avisar del ataque hepático

Un dolor que es más fácil evitar que cuidar se impone. Si prevés beber más alcohol de lo razonable, toma antes del aperitivo medio vaso, tipo licor, de aceite de oliva. El aceite de oliva se agarra a las paredes del estómago y las hace menos permeables. El alcohol pasa menos rápidamente a la sangre y el hígado tiene más tiempo para destruirlo. Evita hacer demasiado a menudo esto. Bebe con comedimiento.

El remedio mágico anticrisis para el hígado: limón caliente y miel

Uno de los mejores remedios para evitar la crisis del hígado, así como los dolores de cabeza y las náuseas que sobrevienen después de una tarde de juerga.
– Aprieta un limón, añade tanta agua caliente como zumo, y una cuchara de azúcar. Añade una cucharilla de café de miel (miel de acacia, aciano, roble o romero). Es un buen remedio.

No dejes de consultar a tu médico.

Para ir más lejos, les recomendamos el excelente libro: El gran libro de los remedios caseros

Remedios caserosTengo todos los secretos pocos conocidos de todos los probados y ensayados remedios caseros que proporcionan alivio más rápido y también útiles consejos preventivos.

remedios naturales

Remedios caseros para limpiar el higado graso o inflamado
3 (60%) 1 vote

Artículos relacionados:
2 Comments
  1. Azucena Sànchez 3 años ago
  2. silvia oxom 3 años ago

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *