Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Remedios caseros para el intestino irritable

Síndrome de intestino irritable

Intestino irritableEl síndrome del colon irritable lo padecen del 10 al 20 % de la población de los países occidentales. Las mujeres, más que los hombres. Se manifiesta por dolores abdominales acompañados de alteraciones del tránsito intestinal (diarreas y/o estreñimiento), hinchazón del vientre, flatulencias, sensación de gran cansancio, falta de apetito, vértigos.

No causa daño en el intestino pero es molesto para la vida social de las personas que lo sufren, y se sitúa en la segunda causa de absentismo en el trabajo.
Las causas del síndrome del colon irritable no son muy conocidas. Se produce esta afección por una hipersensibilidad del intestino bajo la influencia de factores psicológicos (estrés, ansiedad, contrariedad, choque emocional), productos alimentarios (consumo de excitantes: alcohol, chocolate, café, productos lácteos), o por un desequilibrio de la flora intestinal.

Los síntomas y las causas varian según las personas y el tratamiento debe adaptarse a cada una de ellas.

Existen varios medios naturales para cuidar el colon irritable, obteniendo alivio y recobrando la calidad de vida.

Remedios para los espasmos intestinales

Buenos resultados se obtienen con un tratamiento que asocia el hinojo con el romero.
El hinojo estimula la digestión y tiene el poder de calmar los espasmos y los dolores abdominales. Permite evitar la formación de gases intestinales bloqueando los procesos de fermentación de los alimentos en fase digestiva. Ofrece una respuesta perfectamente adaptada al problema de aerofagia. Un estudio clínico realizado en 1990 mostró que, el hinojo asociado a la menta, atacaba con gran eficacia problemas digestivos como hinchazón de vientre, pesadez, aerofagia o náuseas

El hinojo puede también asociarse con el romero que evita las fermentaciones intestinales y los dolores abdominales, calmando los espasmos de origen digestivo por su acción sobre los intestinos y el estómago

La posología es de una cápsula de cada, tres veces al día.
– Una asociación de carbón vegetal y romero será bueno en caso de hinchazón de vientre y gases intestinales, después de las comidas. El carbón absorbe los gases y las bacterias que producen estos gases. Al reducirse los gases intestinales, el carbón te ayudará a recobrar un vientre liso y afinará tu silueta. También actúa, eficazmente, en caso de diarrea mediante una cura intestinal.

Posología: una cápsula de carbón y romero, tres veces al día, hasta desaparición de los síntomas
– La menta pimentada, en forma de cápsulas, también posee virtudes antiespasmódicas. Actúa sobre los calambres digestivos y las náuseas (una cápsula por la mañana, al mediodía y por la tarde, antes de las comidas). Bajo la forma de aceite esencial, la menta pimentada ofrece niveles elevados de principio activo. El producto, que es agresivo para el estómago, conviene tomarlo en forma de cápsulas solubles que se degradan sólo al nivel del intestino.

¡Atención! En caso de que tomes una medicina contra la acidez gástrica, puede provocar una disolución más rápida de las cápsulas que van a abrirse en el estómago y no en el intestino.

Como siempre, con los aceites esenciales pide consejo a tu médico antes de utilizarlos.

Regularización del transito intestinal

– El carbón también actúa eficazmente, en el caso de diarrea, como una verdadera cura intestinal. Asócialo con la baya de arándano en cápsulas: los taninos presentes en esta última tienen una acción antidiarreica completada por una acción antibacteriana al nivel intestinal (una cápsula de cada tres veces al día hasta la desaparición de los síntomas).

– Contra el estreñimiento usa Ispaghul, rico en mucilages que produce un “efecto fibra” y facilita el paso, con suavidad, del contenido intestinal protegiendo la mucosa digestiva en caso de colitis. Ispaghul se vende en forma de cápsulas o de saquitos que hay que espolvorear sobre los alimentos (una cápsula o un saquito por la mañana, al mediodía y por la tarde, en el momento de las comidas. Bebe mucho en la hora siguiente).
– Recurrir a los probióticos también tiene efectos benéficos; los probióticos son microorganismos que forman parte de la flora intestinal. Se oponen, con su presencia, a la proliferación de microorganismos perjudiciales que pueden entorpecer el tránsito intestinal.
Los probióticos actúan de tres maneras:

– Reforzando el sistema inmunitario intestinal.
– Aumentando la función de barrera de la mucosa intestinal por el aumento de la producción de mucosidad.
– Comportándose, ellos mismos, como agentes antimicrobianos y evitando que las  bacterias patógenas se adhieran a las paredes intestinales. También permiten reconstituir la flora intestinal asegurando así un funcionamiento óptimo del intestino.

Numerosos estudios dedicados a la acción de los probióticos en el caso de colon irritable, resaltan que estos mejoran, sensiblemente, el estado de los enfermos. Los resultados positivos han sido obtenidos con las cepas siguientes: lactobacillus rhamnosus, lactobacillus plantarum, bifidobacterium infantis y longum, streptococcus thremophilus, sacaromicetos boulardii, acidophilus.
Los probióticos no tienen, en principio, efectos secundarios pero sí algunas contraindicaciones. No los utilices sin opinión médica, particularmente si estás bajo corticothérapie o quimioterapia.
Encontramos preparaciones que incluyen probióticos en las farmacia o tiendas dietéticas. Lo ideal es tomarlos en forma de cápsulas solubles que se disuelven al nivel del intestino, con el fin de preservarle de la acidez gástrica.

Gestión del estrés

Factores psicológicos, particularmente el estrés, pueden explicar la aparición del síndrome del colon irritable. Es importante aprender a controlar el estrés de la siguiente manera:

– Practicando ejercicios de relajación o ejercicios de respiración.
– Siguiendo psicoterapia.
– Recurriendo a la fitoterapia en caso de ansiedad. La Avena sativa está recomendada para luchar contra los estados de ansiedad, estrés, enervamiento y agitación. Contiene un alcaloide responsable de su acción sedante (una cápsula por la mañana, al mediodía y por la tarde, en el momento de las comidas). La acción de Avena sativa se verá completada asociándola con Enfardela, que posee las propiedades ansiolíticas y antidepresivas necesarias en caso de nerviosismo, ansiedad y angustia. Está particularmente indicada para las mujeres en el momento de la menopausia (una cápsula por la mañana, al mediodía y por la tarde, en el momento de las comidas)
– Un suplemento de magnesio marino puede también ser bien digerido.

Intestino irritable: dieta

Sindrome de intestino irritableColon irritable, ¿qué comer?
– Evita:
Todo lo que es irritante para el intestino: bebidas con gas y alcohol, café, edulcorantes, alimentos grasos o muy picantes, frituras, pasteles.
Los productos lácteos (la intolerancia a la lactosa es frecuente entre las personas que sufren del síndrome del colon irritable)
Los alimentos que provocan flatulencias: judías, col, brécol, coliflor, cebollas,
Comidas demasiado abundantes o engullidas con rapidez.
– Consume:
Alimentos ricos en proteínas: carnes, pescados, huevos, verduras, naranjas, mandarinas, kiwis, uvas. Los frutos secos son excelentes
Aceites vegetales de primera presión en frío
Cereales sin gluten: arroz, quinoa, sarrazin.

Come a las mismas horas, cada día, y con tranquilidad.

La combinación de estos diferentes tratamientos debería permitirte encontrar un cierto equilibrio y una buena calidad de vida, espaciando las crisis y haciéndolas más soportables. Puede que un día el síndrome del colon irritable no sea nada más que un mal recuerdo.

Intestino irritable: tratamiento

Existen, en literatura médica, varios estudios que evalúan la eficacia de las plantas medicinales en tratamientos con el síndrome del colon irritable. Los productos naturales más estudiados son: psyllium (como fuente de fibra utilizado contra el estreñimiento y la diarrea) y menta pimentada (utilizada por sus virtudes antiespasmódicas). Los probióticos, bacterias que facilitan el tránsito intestinal, están recomendados en el caso del síndrome del colon irritable.

Menta

Menta pimentada.
La menta pimentada tiene virtudes antiespasmódicas demostradas. En el tratamiento del síndrome del colon irritable permite disminuir la intensidad de las contracciones de los músculos que rodean el colon, lo que reduce los dolores abdominales.

Probióticos

Los probióticos son unas bacterias que viven en el intestino y participan en la digestión. Consumir probióticos permite reducir las bacterias nocivas.

Varios estudios hablan de la eficacia de los probióticos en el caso de síndrome del colon irritable. En efecto, reducen la formación de gases intestinales y calman los dolores abdominales.

Existen diferentes tipos de probióticos y su eficacia parece diferir de un tipo a otro. Entre los probióticos el más eficaz es una bacteria llmada appellée Bifidobacterium infantis, que se puede encontrar a la venta en forma de complementos alimentarios.

Extracto de alcachofa

La eficacia del extracto de hoja de alcachofa fue descubierta, por casualidad, en el curso de un estudio de control. Los investigadores evaluando el impacto de este extracto sobre la salud de los consumidores, descubrieron que los afectados por síndrome del colon irritable notaban una bajada en la intensidad de los síntomas.

El psyllium

Es una semilla minúscula utilizada para facilitar la digestión, tanto en caso de diarrea como en caso de estreñimiento. Las fibras del psyllium presentan menos efectos secundarios que otros tipos de fibras (particularmente las fibras de cereales completos), en la formación de gases intestinales.

Remedios para el colon irritable

La irritación del colon es una afección frecuente que cursa con dificultad del tránsito intestinal o colitis persistente y aguda, debido a causas vinculadas con el estrés o la intolerancia a algunos  alimentos.

Uno de los remedios caseros para mejorar el colon irritable es el infusión de manzanilla y limón. Ambos ingredientes tienen propiedades calmantes y apaciguan los dolores causados por la irritación. Simplemente, deberás preparar un infusión con manzanilla y añadir, después, un poco de zumo de limón. Puedes suavizarlo con un poco de miel.

Otro infusión mágica que funciona como remedio natural es la de menta. Sus propiedades son excepcionales para apaciguar los dolores. Coge un poco de menta y déjala hervir durante quince minutos. A continuación déjala reposar cinco minutos y bebe esta preparación cada día.

También el jenjibre es un remedio magnífico para el colon. Prepara una infusión rallando un poco de raíz. Ponlo a hervir hasta que llegue al punto de ebullición. Deja reposar cinco minutos y después bebe. Repita esta operación dos o tres veces al día, para vencer la irritación del colon.

Además, será necesario seguir una dieta sin grasa, bebidas gaseosas, ni frituras. Come alimentos ricos en fibra para calmar el dolor.

Par ir más lejos, les recomendamos la lectura del excelente libro: Vive Sin Colon Irritable

sindrome del intestino irritableEste es un método con el cual se logra tener mejoría desde la primera semana y en dos o tres meses máximos se logra la salud total del intestino. (Dependiendo de cuadro y de la antigüedad del problema).

remedios naturales

Remedios caseros para el intestino irritable
Vota por este post

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *