Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cómo cuidar tu vesícula biliar

Remedios caseros para la vesicula biliar
Remedios caseros para la vesicula biliar

El hígado es completamente indoloro. Es la vesícula biliar la que juega malas pasadas.

La bilis secretada por la vesícula biliar es esencial para la correcta digestión de los alimentos. Los problemas llegan cuando se secreta en cantidad insuficiente o inadecuada. Cuando se tienen problemas de hígado es a la vesícula biliar a la que hay que tratar en la mayoría de los casos.

Se sientes molestias en esa zona después de las comidas, indigestión, náuseas, disfunción intestinal, boca pastosa, urticaria, picazón, dolor de cabeza o el consumo de algunos alimentos te produce malestar, se puede pensar que tu vesícula biliar está involucrada.

Remedios naturales para la vesícula

Los alimentos grasos se deben evitar. Todas las grasas animales: carnes grasas, pescados grasos, productos lácteos, salsas y cremas deben ser evitados. Por otra parte, cuidado con las especias, alcohol y chocolate, especialmente el chocolate con leche.

Son muy recomendables las frutas y los vegetales.
Entre las verduras destacar están la alcachofa, remolacha, zanahoria y puerro. En las ensaladas añadir lechuga, apio, col, berro, pepino, perejil, cebolla, rábano y tomate. En infusión toma diente de león.

Entre las frutas destacan: limón, manzana, pera, ciruela, uva y cerezas. Insisto en el limón. Puedes hacer, al levantarte de la cama, una cura de jugo de limón con un poco de jugo de zanahoria. Si lo encuentras demasiado ácido añade un poco de miel, y si la miel es de romero aún mejor.

  • Las uvas producen hipersecreción biliar. Una cura de uvas puede ser beneficiosa.
  • La cebolla facilita la contracción de la vesícula biliar.
  • La infusión de hoja de alcachofa o una decocción de sus raíces será excelente para descongestionar la vesícula biliar.
  • Una cura de jugo de zanahoria, que es un regulador gástrico e intestinal, te beneficiará.
  • Del mismo modo, el jugo de rábano negro permite la limpieza de la vesícula biliar, estimula las células del hígado y provoca un poderoso drenaje.
    El perejil es el gran amigo del hígado y la vesícula biliar.
  • Recuerda que debes masticar mucho los alimentos. La digestión comienza en la boca y la ptialina de la saliva comienza el trabajo por ti.
  • Una pequeña mono-dieta de uno de estos vegetales o frutas será bienvenida.

Plantas para la vesícula biliar:

  • Aquellas que aumentan la secreción y eliminación de la bilis: alcachofa, boldo, achicoria, raíz de diente de león, rábano negro, romero, tomillo, albura de tilo, salvia y espino cerval (laxante).
  • Los que promueven el retorno a la calma y alejan los espasmos son: pasiflora, valeriana, tilo y milenrama.
  • Todos estos beneficios se pueden obtener en los tés de hierbas, plantas, cápsulas de polvo, extractos secos, zumos, o tinturas como Triticum repens TM (curandero), Urtica urens (ortiga) y Yucca filamentosa.

Los oligoelementos también pueden proporcionarte ayuda:

  • Manganeso, cobre y manganeso-cobalto-níquel.
  • Hidroterapia, si tienes la oportunidad. Las aguas de bicarbonato de sodio regulan la secreción de la vesícula biliar.
  • Algunas como la de Vichy, Chatel-Guyon Le Boulou.
  • La hidroterapia también se puede utilizar.
  • Después de las comidas aplica una gasa impregnada con aceite de oliva en la zona del hígado. Coloca encima una toalla humedecida con agua caliente, cubre con otra toalla seca y mantenlo un cuarto de hora. La vejiga se vacía y la digestión se lleva a cabo a la perfección.

2 consejos:

  • Beber el jugo de 2 naranjas añadiendo agua caliente.
  • La vesícula biliar casi al instante se encoge y descongestiona al igual que el hígado.
  • Otro remedio: medio vaso de agua tibia con el jugo de un limón.
  • Toma en la mañana, en ayunas, una cucharada de sulfato de magnesio en un gran vaso de agua tibia durante veinte días.

Los aceites esenciales para la vesícula:

  • Romero CT verbenona – drenaje hepatobiliar para el hígado y la congestión biliar.
  • La Albahaca exótica – tónico digestivo y hepatobiliar.
  • Té Labrador – estimulante digestivo, descongestionante hepatocelular anti-inflamatorio,, congestión hepática, antiespasmódico.
  • Menta – antiinflamatorio, colerético contra las náuseas biliares.

Remedio casero para la vesícula biliar hinchada

Parece ser que las semillas de fenogreco, más conocido bajo el nombre Heulba el Magreb, son muy eficaces contra la enfermedad hepática. He aquí una pequeña receta de la abuela basada en pequeños frijoles.

Este tratamiento debe ser seguido por tres meses y medio.

Ingredientes:

• 250 g de semillas de alholva (Heulba).
• 250 g de azúcar en polvo.
• ¼ litro de aceite sin sabor.

Preparación:

• Semillas de alholva Ordenar: aplastarlas y molerlas finamente.
• Mezcla y trabaja bien todo: aceite, azúcar y fenogreco.
• Pon esta mezcla en un tazón grande.

Manual:

Toma una cucharadita 4 veces al día. Por ejemplo: a las 6:00, 11:00, 16.00 y 21.00.

¿Cómo evitar cálculos en la vesícula biliar?

El hígado y la vesícula biliar se regeneran en la mañana, por lo que es mejor comer pequeñas cantidades durante la noche o tomar una cena temprana para evitar sobrecargarle de trabajo.

Los cálculos biliares son como masas de cristales de roca. Se forman dentro de la vesícula biliar debido al exceso de grasa. Están estrechamente relacionados con los depósitos de colesterol. Algunos colectivos son más vulnerables que otros a esta enfermedad: mujeres mayores de 40 años, rubias, con sobrepeso y madres de muchos hijos son las más afectadas.

A veces, ciertos factores genéticos pueden influir en la aparición de los cálculos biliares. Por lo tanto, alimentos y suplementos te ayudarán a mejorar el funcionamiento de la vesícula biliar y a reducir y prevenir los cálculos biliares.

Los alimentos malos

Para preservar nuestro hígado y nuestra vejiga es absolutamente necesario evitar los siguientes alimentos:
• El alcohol.
• Las patatas fritas.
• La carne roja.
• Las comidas preparadas.
• Los productos lácteos.
• El azúcar blanco.
• La margarina.
• Los edulcorantes artificiales

Estos alimentos se deben evitar en nuestra dieta diaria. Además de esto, hay que saber que el hígado y la vesícula biliar se regeneran durante la mañana. Lo mejor es comer pequeñas cantidades en la noche o cenar antes. De esta manera habremos digerido bien la comida antes de acostarnos.

En segundo lugar, vamos a ver alimentos y suplementos que podrían ser muy beneficiosos para evitar los cálculos:

El arroz de levadura roja

El arroz de levadura roja proviene de la cultura oriental. Tiene muchos beneficios. Permite reducir el colesterol y los triglicéridos y aumenta el colesterol bueno en nuestro cuerpo. Como los cálculos biliares están estrechamente relacionados con el colesterol, se recomienda que consumas esta levadura durante un tiempo. Puedes encontrar este suplemento en varias formas: tabletas, polvo y extracto.

Rábano negro

Entre los diferentes tipos de rábano podemos decir que el rábano negro es una variedad excepcional. Esta planta silvestre de origen desconocido contiene gran cantidad de propiedades medicinales. Sus virtudes benefician a nuestro estómago e hígado.

El rábano negro contiene aminoácidos, vitaminas del complejo B, vitamina C y minerales. Algunos componentes de esta planta tienen virtudes extraordinarias. Este es el caso de los glucosinolatos que aumentan la producción de bilis y facilitan el vaciado de la vesícula biliar.

Es por esta razón que recomendamos rábano negro cuando nuestro hígado está congestionado o se sufre de indigestión u otros problemas digestivos. Podemos ingerirlo después de comidas pesadas o cuando comemos demasiado. Va a limpiar y purificar nuestro cuerpo.

A menudo, utilizamos la raíz de esta planta en la cocina. De hecho, se puede encontrar en las ensaladas. También se puede utilizar como suplemento o decoración de algunos platos.

Celidonia mayor

Utilizada por primera vez cerca del Mediterráneo, la celidonia mayor (Chelidonium majus) es principalmente de origen europeo, pero también se encuentra en algunas partes de Asia. Sus beneficios son muchos. De hecho, la celidonia aumenta la fabricación de bilis. También previene la formación de cálculos biliares en la vesícula y vías biliares.

Podemos consumirla en té o extracto. Todo depende de la dosis indicada.

Vitamina C

La vitamina C es un complemento muy beneficioso. Mantiene nuestro sistema inmune activo, y nos ayuda a evitar la cristalización de piedras en la vesícula biliar.

Podemos tomarlo en forma de tabletas y en dosis repartidas durante el día. También, podemos consumirla diariamente ya que hay un montón de alimentos que la contienen.

Los enemas de café para evitar cálculos

Este es un remedio muy antiguo. Se trata de café orgánico a la parrilla y en polvo. En primer lugar, debemos hervir un litro de agua con tres cucharadas de café.

Durante cinco minutos la temperatura deberá ser muy alta, luego se baja a fuego lento. Se filtra hasta que no queden posos (residuos). Una vez que el contenido esté tibio, vamos a utilizar la mitad del litro para un enema. Vamos a dormir derechos y a tratar de mantenerlo de 10 a 15 minutos.

Limón y aceite de oliva

Este es un remedio que nos ayudará a limpiar y tonificar nuestra vesícula biliar cada mañana. Basta con tomar una cucharada de jugo de limón natural y una cucharada de aceite de oliva de primera presión en frío.

Tenemos que tomarlo cada mañana en ayunas y esperar media hora antes de tomar dos tazas de agua tibia. Espera unos minutos y luego vete a desayunar. Este remedio también ayudará a las personas que sufren estreñimiento.

Remedios caseros con fruta para la vesícula biliar y el hígado

Remedios caseros para la vesicula inflamada
Remedios caseros para la vesicula inflamada

La limpieza del hígado y vesícula biliar son muy importantes para mejorar la salud. Te permitirá liberarte de los cálculos biliares (el 95% de la población se ve afectada).

Si tienes alguno de estos síntomas, es probable que tengas cálculos biliares en el hígado o la vesícula biliar: diarrea, estreñimiento, urgencia incontrolable de tomar ciertos alimentos, obesidad, hernia, dificultad para respirar, hemorroides, hepatitis, colesterol, pancreatitis, enfermedad cardíaca, trastorno cerebral, úlceras, vómitos, depresión, enfermedad de la próstata, dolor de cabeza, problemas en los dientes y encías, fatiga crónica, pérdida de tono muscular, ojeras, gota, cuello y hombros rígidos, dolor en las articulaciones, escoliosis , problemas hormonales, problemas en la piel, pigmentación en la cara y manos, cáncer, osteoporosis, lengua sucia, pérdida de cabello, pelo muy grasiento…

La limpieza del hígado requiere seis días de preparación.

Para eliminar los cálculos biliares se necesitan los siguientes ingredientes:
– Zumo de manzana bio (rico en ácido málico) 6 x 1 litro.
– Sulfato de magnesio, también conocido como sal de Epsom (que dilata los conductos hepáticos), 4 cucharada en 750 ml de agua.
– Aceite de oliva virgen (prensado en frío orgánico) 120 ml.
– Jugo de pomelo fresco (rosa, o una mezcla de limón y naranja) 180ml.
– Un recipiente con tapa para emulsionar.

La cura

  • Bebe 1 litro de jugo de manzana orgánica al día durante un período de seis días. El ácido málico presente en el jugo de manzana suaviza los cálculos biliares y hace su paso, a través de los conductos biliares, más fácil. El jugo de manzana tiene un fuerte efecto de limpieza. Las personas sensibles pueden experimentar hinchazón y tener diarrea durante los primeros días.
  • Gran parte de la diarrea estará compuesta por la bilis estancada y será de un color amarillo-marrón. La fermentación causada por el jugo de manzana ayuda a ensanchar los conductos biliares. Puedes diluir el jugo de manzana con agua. Bebe el jugo de manzana lentamente durante el día, entre las comidas, y evita beber el jugo antes y durante las primeras dos horas después de una comida y por la noche. Debes tomar jugo de manzana además de tu consumo normal de agua.
  • Enjuagar la boca con bicarbonato de sodio y / o cepillarse los dientes varias veces durante el día para evitar que el ácido cause daño a los dientes.
  • Durante los 6 días de tratamiento no consumas alimentos o bebidas frías, ya que estos enfrían el hígado y, de esta manera, reducen la eficacia de la limpieza. Todos los alimentos y bebidas deben ser calientes o templados. Para ayudar a preparar el hígado trata de evitar los alimentos de origen animal, productos lácteos y alimentos fritos.
  • Sería mejor planificar la limpieza del hígado durante un fin de semana, cuando no estás bajo presión y tienes tiempo suficiente para descansar. Aunque la limpieza es efectiva en cualquier momento del mes, sería mejor que coincidiera con un día entre luna nueva y luna llena. Trata de evitar la limpieza en un día de luna llena. El día de luna nueva es más favorable para limpiar y curarse a sí mismo.
  • En los días que hagas limpieza del hígado evita tomar medicamentos, vitaminas o suplementos que no sean absolutamente necesarios. Es importante no darle al hígado un trabajo extra que pudiera interferir con tus esfuerzos de limpieza.
  • Asegúrate de limpiar tu colon antes y después de la limpieza del hígado.

Limpiar el colon unos días antes de la limpieza o en el sexto día de la preparación, ayuda a evitar o minimizar posibles molestias o náuseas que pueda surgir durante la limpieza del hígado. También, evita el reflujo de desechos a los intestinos. Por otra parte, la eliminación de cálculos biliares será más rápida.

La irrigación del colon (hidroterapia) es el método más rápido y fácil para preparar al colon para la limpieza del hígado. Si no tienes la posibilidad de irrigación del colon, aquí va una receta para el enema de colon: 2 cucharadas de té de aceite de ricino con una taza de agua caliente con jengibre antes de acostarte.

  • ¿Qué hacer el sexto día de la preparación? Si tienes hambre toma un desayuno ligero por la mañana: come avena preparada con agua. Evita el azúcar o edulcorantes, especias y leche, mantequilla, aceite, queso, yogur, jamón, huevos, frutos secos, pastas y cereales fríos.
  • Al mediodía, come vegetales naturales o arroz basmati sazonado con un poco de sal marina sin refinar o sal cristalina. No comas alimentos que contengan proteínas o grasas (mantequilla o aceite). No comas ni bebas nada (excepto agua) después de las 14:00, de lo contrario no desalojarás las piedras. Sigue el calendario que te damos a continuación para aprovechar, al máximo, la limpieza del hígado.

La noche

18h00: agrega cuatro cucharadas de sulfato de magnesio y 720 ml de agua en una olla. Esto da cuatro porciones de, aproximadamente, 180 ml. Bebe la primera porción de 180 ml. Puedes tomar unos sorbos de agua después de neutralizar el sabor amargo en la boca, o añadir un poco de jugo de limón a la mezcla para mejorar el sabor.

Algunas personas beben con una pajita de plástico para evitar el contacto con las papilas gustativas de la lengua. Taparse la nariz es también algo que funciona bien en muchas personas. También puede ser útil cepillarse los dientes o enjuagarse la boca con bicarbonato de sodio después de beber la mezcla.

La función del sulfato de magnesio es dilatar (ensanchar) los conductos biliares, lo que facilita el paso de los cálculos. Además, elimina los residuos que podrían obstaculizar la salida de los cálculos. Si eres alérgico al sulfato de magnesio o no eres capaz de beberlo, puedes utilizar citrato de magnesio. Es una segunda opción.

20h 00: Segunda toma del magnesio sulfato de vidrio

21h 30: Si no has ido al inodoro hasta ahora, y no has hecho la limpieza de colon en las últimas 2 horas, hazte un enema con agua.

9:45: pomelos, limones y naranjas. Les prensas y retiras la pulpa. Obtén 180 ml de jugo. Vierte el jugo y 120 ml de aceite de oliva en la olla de medio litro. Cierra el frasco y agita enérgicamente hasta obtener una emulsión homogénea. Debes beber esta mezcla a las 22:00. Puedes retrasar este paso un máximo de 10 minutos.

22h00: Ponte de pie junto a tu cama (no sentado) y bebe la preparación de una sola vez. Algunas personas prefieren beber con una pajita. Si es necesario, toma un poco de miel entre sorbos.

Acuéstate, AHORA. Esto es esencial para liberar los cálculos biliares.
Apaga las luces y acuéstate boca arriba con 1-2 almohadas que eleven tu cabeza por encima de tu abdomen. Si estás incómodo, échate sobre tu lado derecho con las rodillas en el vientre. Permanece acostado perfectamente quieto durante al menos 20 minutos y trata de no hablar. Presta atención a tu hígado. A algunas personas les resulta ventajoso colocar una cataplasma de aceite de ricino en la zona del hígado.

Puede ser que sientas los cálculos moviéndose por en los conductos biliares como canicas. No debes sentir espasmos o dolor debido a que el sulfato de magnesio mantiene las válvulas de los conductos biliares abiertas y relajadas, y la bilis que se excreta se utiliza como lubricante (es muy diferente a un cólico biliar donde no hay magnesio o bilis). Duerme, si puedes.

Si tiene que ir al baño durante la noche, hazlo. Comprueba si hay pequeños cálculos biliares (de color manzana verde o bronce) flotando en el inodoro. Puede que te sientas un poco enfermo durante la noche y / o en las primeras horas de la mañana. Se debe, principalmente, a una liberación fuerte y repentina de los cálculos biliares y las toxinas del hígado y vesícula biliar, lo que provoca un reflujo de la mezcla hacia el estómago. Ocurrirá durante la mañana.

A la mañana siguiente

06 a.m.-6:30 am: cuando despiertes, pero no antes de las 6 am, bebe tu tercera porción de sulfato de magnesio (si tienes sed, bebe un vaso de agua tibia antes de tomar el sulfato de magnesio). Relájate, lee o medita. Si estás cansado puedes volver a la cama, aunque es preferible no hacerlo. La mayoría de la gente se siente bien y prefiere hacer un ejercicio ligero como el yoga.

08:00-08:30 am: bebe tu cuarta y última parte de sulfato de magnesio.

-10h30 10:00 am: puedes beber jugo de fruta fresca. Media hora más tarde puedes comer una o dos piezas de fruta. Una hora más tarde puedes comer comidas normales. Será a la tarde o mañana siguiente cuando te encontrarás, de nuevo, normal y sentirás los primeros signos de mejora. Continúa tomando comidas ligeras durante los siguientes días. Recuerda que tu hígado y vesícula biliar se sometieron a una “cirugía” importante sin efectos secundarios dañinos.

Es importante repetir el proceso cada 3 semanas.
Es probable que algunos cálculos biliares se atasquen en el colon. Pueden ser expulsados ​​rápida y fácilmente durante una irrigación del colon.

Se debe realizar en el segundo o tercer día después de la limpieza del hígado. Si los cálculos biliares permanecen en el colon pueden causar irritación y convertirse en una fuente de toxemia en el cuerpo. Si la hidroterapia no está disponible donde vives puedes hacer un enema de café (3 cucharadas de café puro en 2 litros de agua), seguido de un enema de agua.

Si te conformas con menos que esto, puedes mezclar una cucharadita de sulfato de magnesio en un vaso de agua caliente y beberlo, con el estómago vacío, en la mañana del día que hayas hecho la irrigación del colon después de la limpieza del hígado.

Las personas que sufren de estreñimiento deben considerar la posibilidad de, por lo menos, 2 o 3 enemas antes de su primera limpieza hepática. Además, es muy importante irrigar el colon tres días después de cada limpieza.

Para conocer todo los secretos de los remedios caseros les recomendamos la lectura del excelente libro: El gran libro de los remedios caseros

Remedios caserosTengo todos los secretos pocos conocidos de todos los probados y ensayados remedios caseros que proporcionan alivio más rápido y también útiles consejos preventivos.

remedios naturales

Artículos relacionados:
[Total:0    Promedio:0/5]

Leave a Reply