Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Remedios para la memoria

Quince remedios naturales para favorecer la memoria

Alimentos para la memoria

¿Tu memoria te juega malas pasadas? Aceite esencial de ciprés, tisanas de gingko o de albahaca, gelatina real, vitaminas, magnesio, cinc… Descubre nuestros quince remedios naturales para estimular tus neuronas y preservarlas.

Las hojas de gingko

Originario de China, el gingko es mágico para favorecer la memoria. Así como lo explica el Dr. Franck Gigon, médico fitoterapeuta: “sus hojas mejoran la microcirculación sanguínea cerebral actuando sobre los problemas de la memoria”.

En la práctica: hacer hervir 40g de hojas secas en una cacerola cubierta que contenga un litro de agua, durante una hora. Filtrar. Beber por la mañana, al mediodía y por la tarde después de las comidas o tomar 2 cápsulas de 200mg de polvo de gingko con un vaso de agua por la mañana, al mediodía y por la tarde en el momento de las comidas. Duración de las tomas: una cura de un mes luego renovar, si hay necesidad, en curas discontinuas de 20 días al mes hasta 3 meses. Atención: respetar las dosis.

La raíz de ginseng

Bien conocida por la farmacopea china, la raíz de ginseng es excelente para la memoria. “Contiene por término medio del 3 al 8 % de ginsénosides para la memoria”, explica el Dr. Franck Gigon, médico fitoterapeuta. En la práctica: hacer una infusión de 3 g (máximo) de raíz finamente cortada en 50 cl de agua hirviendo durante diez minutos. Filtrar. Beber una taza dos veces al día en curas discontinuas de 20 días al mes, durante 3 meses máximo. Contraindicaciones: mujeres embarazadas, lactantes, hipertensas, con obesidad, insomnio y en caso de tratamiento anticoagulante.

Atención: el tratamiento debe ser interrumpido en caso de nerviosismo o agitación.

La gelatina real

“Gracias a su composición (particularmente en vitaminas del grupo B, esenciales para el buen funcionamiento del cerebro) podemos decir que la gelatina real genera una estimulación de la actividad intelectual con mejoramiento de la memoria”, explica el Dr. Yves Donadieu, médico especialista de la apiterapia (mi farmacia natural). En la práctica: tomar 600 mg de gelatina real pura y fresca dejando derretirse bajo la lengua, por la mañana en ayunas o 200 mg de gelatina liofilizada en cápsulas para tomar con un poco de agua, por la mañana en ayunas. Duración: cura de seis semanas a renovar en cada cambio de temporada (diciembre, marzo, junio y septiembre). Anotar: encontramos la gelatina real en farmacia o parafarmacia.

El magnesio

Según un estudio americano publicado en 2004, una abundancia de magnesio mejoraría la memoria. ¿Por qué? Porque este mineral mantendría la plasticidad de las sinapsis (conexión de las células del cerebro, que tienden a alterarse con el tiempo. En la práctica magnesio vía alimentación: cacao en polvo (500-550 mg / 100 g), semillas de girasol y sésamo (350 – 400 mg / 100 g), nuez de Brasil (300-350 mg / 100g), germen de trigo, nuez de caoba, almendra (250-300 mg / 100 g), judía blanca seca, avellana y nuez (150-200 mg / 100 g). Como complemento: 150 mg de magnesio por la mañana, en cura cada año, según el Dr. Yves Donadieu. Aportación diaria aconsejada en magnesio: 420 mg para el hombre y 360 mg para la mujer.

El cinc

Para mejorar tu memoria podemos también acudir a los oligoelementos, y más particularmente al cinc. Este último debe estar presente en el hipocampo (región del cerebro implicada en la memoria). Es esencial su buen funcionamiento y optimización. En la práctica: comer regularmente ostras (es el alimento que contiene más cinc: 80 mg por 100 g). Podemos también aumentar las aportaciones de consumo de quesos: condado, roblochon, maroilles, queso de Saboya, pastel de nata y merengue, morbier o beaufort que contienen 7 – 10 mg de cinc por 100 g, o carne picada de buey(carne de vaca) (el 15 % de materias grasas) e hígado de carne de cerdo(puerco) (6 a 7 mg de cinc / 100 g). Aportación diaria aconsejada de cinc: 12 mg para el hombre, 10 mg para la mujer.

Las vitaminas B

¿Quiere dopar tu memoria con alimentos ricos en vitaminas B? Ayudan al buen funcionamiento del cerebro, preservan y garantizan buenas facultades de memorización. Un estudio holandés hecho sobre cerca de 818 sujetos demostró que un suplemento de vitamina B9 podía prevenir la decadencia de la memoria. Otra investigación realizada por investigadores británicos puso en evidencia que una alimentación rica en vitamina B12 dividiría por seis el riesgo de problemas con la memoria. En la práctica: comer cereales enteros, germen de trigo, hígado, levadura de cerveza, espinacas, guisantes, crustáceos, lentes, huevos, leche, pescado y zanahorias porque son ricas en vitamina B.

El bacopa

El bacopa es la planta de la memoria. Los indios la utilizan después hace cerca de tres mil años para mejorar la memoria. Aumentaría la fabricación de las proteínas en el hipocampo, responsable del proceso de memorización a largo plazo, mejorando su eficacia. Según un ensayo llevado en Australia 46 sujetos, que tomaron 300 mg de extracto de bacopa durante doce semanas, se comprobó que mejoraron la velocidad del funcionamiento de su cerebro. En la práctica: podemos encontrar extractos de bacopa en forma de cápsulas en farmacias, parafarmacias. Según la dosificación indicada en la reseña, pedir consejo al farmacéutico para las tomas.

El té verde

Beber por lo menos dos tazas de té verde al día dividiría por dos el riesgo de sufrir problemas de la memoria. Tal es la conclusión de un estudio japonés hecho en más de mil personas. Lo mismos investigadores demostraron que las mujeres que consumían seis tazas de té al día disminuían el 30 % su riesgo de problemas de memoria. Este beneficio del té se explicaría por su riqueza en cafeína y en teína (sustancias que estimularían el sistema nervioso). En la práctica: hacer una infusión con una cucharilla de café de hojas secas (o 1 saquito) en una taza de agua hirviendo durante cinco minutos. Filtrar y tomar de dos a cuatro tazas al día, preferentemente antes de las 17 horas de la tarde. Atención: el té debe ser consumido con comedimiento por las mujeres embarazadas y los niños.

El aceite esencial de ciprés

“El aceite esencial de ciprés de Provenza favorece la circulación de la sangre al nivel del cerebro y evita las pérdidas de memoria”, explica Danièle Festy, farmacéutica y especialista en aromaterapia de aceites esenciales. En la práctica: poner una gota de aceite esencial de ciprés sobre una tableta neutra (disponible en farmacia) y dejar derretirse en la boca tres veces al día, por lo menos durante tres días consecutivos y tanto tiempo como necesario. Atención: el aceite esencial de ciprés está prohibido durante el embarazo y la lactancia. Está desaconsejado en caso de fibroma hormonodependiente y de mastitis (pechos hinchados, tensos y dolorosos). No vaciles en pedirle consejo a un médico.

Los aceites esenciales de menta y pino

Menta pimentada, pino albar y albahaca exótica, tres aceites esenciales que hay que probar lo más pronto posible. “Pueden mejorar la concentración y la memoria”, explica el Dr. Franck Gigon, médico fitoterapeuta. En la práctica: una gota de EH de pino albar, una gota de EH de menta pimentada + 1 gota de EH de albahaca exótica. Mezclar y poner 3 gotas sobre un pedazo de azúcar de caña, chupar por la mañana y mediodía antes de las comidas. Cura máxima de diez días al mes durante tres meses consecutivos, a renovar dos veces por año si hay necesidad. Contraindicaciones: mujeres embarazadas, lactantes, niños. Atención: respetar las dosis. Los aceites esenciales tienen contraindicaciones.

La raíz de eleuterococo

Como su primo el ginseng, el eleuterococo es una planta cuya raíz es reconocida por sus beneficios tonificantes y estimulantes. Eficaz contra el cansancio intelectual, también lo es contra los problemas de memoria. En la práctica: tomar cuatro cucharas soperas cortas de 400g de raíz de eleuterococo que antes haya estado en agua hirviendo durante cinco minutos y tapado. Apagar el fuego y dejar reposar veinte minutos antes de filtrar. Beber una taza a las 11, a las 14 horas y a las 17 horas, en cura renovable de 10 o 20 días, respetando una interrupción de por lo menos una semana. Atención: el eleuterococo está contraindicado durante el embarazo y la lactancia, en caso de hipertensión, en caso de tratamiento anticoagulante, en caso de cáncer de pecho.

Albahaca y mate

Remedios para la memoriaPorque son plantas que tonifican y dinamizan el sistema cerebral, la albahaca y el mate (que contiene cafeína) se recomiendan para estimular la memoria por el Dr. Bérengère Arnal-Schnébelen, especialista en fitoterapia. En la práctica: 150g de hojas de albahaca + 150g de hojas de mate. Echar tres cucharas soperas cortas de la mezcla en un litro de agua fría. Llevar a ebullición tapado, luego cortar el fuego y dejar reposar veinte minutos. Filtrar y beber una taza a las 11, a las 14 horas y a las 17 horas cada dos días siguiendo una cura de 10 o 20 días. Renovar el tratamiento, si es necesario, respetando una interrupción de por lo menos siete días. Contraindicación: mujeres embarazadas, lactantes y personas que sufren de hipertensión arterial, problemas cardíacos, nerviosismo, úlcera gástrica.

El hidrocotile

Planta celebre en la India, China e Indonesia. También llamado “hierba de las ranas” es un gran remedio para mejorar la memoria. ¿Por qué? “Porque tiene una acción estimulante al nivel del cerebro”, responde el Dr. Franck Gigon, médico fitoterapeuta. En la práctica: hacer una infusión con 4g de hierba seca en 25cl de agua hirviendo durante 10 minutos, luego filtrar y beber tres tazas al día, por la mañana, al mediodía y por la tarde durante un mes. Luego repetir si hay necesidad en curas discontinuas de 20 días al mes durante tres meses. Atención: respetar las dosis.

Las soluciones homeo

“Ciertos remedios homeopáticos, como Phosphoricum acidum (ácido fosfórico) o Baryta carbonica pueden ayudar a favorecer la memoria”, explica el Dr. Albert-Claude Quemoun, médico especialista de la homeopatía. ¿Cómo? Luchando particularmente contra el cansancio. En la práctica tomar Phosphoricum acidum 5CH: 2 gránulos 3 veces al día, tanto tiempo como sea necesario o Baryta carbonica 9CH): 2 gránulos 3 veces al día, tanto tiempo como sea necesario o Anarcardium orientalis 9CH: 2 gránulos 3 veces al día, tanto tiempo como sea necesario.

La gemoterapia

La gemoterapia consiste en utilizar las yemas, los jóvenes brotes o las raicillas de una planta. “Se usan sus vitaminas, minerales y oligoelementos y es útil como complemento para estimular la memoria”, explica el Dr. Franck Gigon, médico fitoterapeuta. En la práctica: 50 gotas al día por la mañana de yemas frescas maceradas con glicerina 1D + Romero: 50 gotas al día por la mañana de jóvenes brotes frescos macerados con glicerina 1D + Olivo: 50 gotas al día por la tarde de jóvenes brotes frescos macerados con glicerina 1D. Duración de las tomas: un mes, luego en curas discontinuas de 20 días al mes durante tres meses, si hay necesidad. Atención: respetar las dosis.

Factores que afectan la calidad de la memoria: ¿cómo solucionarlo?

Los factores que afectan a la calidad de la memoria son numerosos y van desde la nutrición hasta los efectos del estrés. El Dr. Lombardi M.D profesor de neurología a Weill Medical College de la Universidad Cornell, da algunos consejos para mejorar y optimizar la concentración y la memoria.
Basta con identificar algunos síntomas para adoptar el remedio apropiado.

¿Olvidas tus citas?

En un estudio llevado en Keele University en Gran Bretaña, descubrimos que voluntarios que sufrían dolores musculares experimentaban problemas de memoria prospectiva, o la capacidad de recordar cosas que debían hacer en un momento dado. La razón sería que el dolor provoca una respuesta en el cerebro que le impide proyectarse en el futuro. Esto puede traducirse en el olvido de pagar las facturas o de ir a una cita.

El remedio: consumir alimentos ricos en magnesio. Éste reducirá la tensión en los músculos y las articulaciones liberando al cerebro del momento presente proyectándose sobre los acontecimientos que están guardados en la memoria. Los alimentos ricos en magnesio son: verduras verdes, granos enteros, almendras, nueces, chocolate, mariscos. También podemos consumir un suplemento de magnesio en dosis de 400 a 750 mg al día.

No encuentras las palabras correctas

Un sueño perturbador puede ser el motivo de una discusión. El neurotransmisor es responsable de la velocidad de funcionamiento de las células cerebrales. Una producción adecuada es necesaria para hallarse en situación de recordar palabras exactas, nombres y situaciones. Pero la producción de este neurotransmisor está comprometido por el insomnio y los trastornos del sueño.

El remedio: aumenta tu aportación de un aminoácido que se encuentra en los huevos, la soja, el arroz y las verduras verdes.

¿No encuentras tus llaves?

Cuando se es absorbido por la misma rutina, los lóbulos temporales del cerebro, implicados en el proceso de memoria a corto plazo, acaban por funcionar más lentamente y ponerse bajo una forma “de autopiloto”, según investigadores de la Universidad Durham. Esto acaba en “lapsos de memoria” que conciernen a acontecimientos recientes. Olvidar el lugar donde colocamos las llaves o donde está aparcado el auto, etc.

El remedio: consumir alimentos ricos en ácidos grasos esenciales Oméga-3, particularmente en DHA, en forma de alimentos como pescados, mariscos o en forma de suplemento como aceite de pescado.
Una buena técnica para mejorar esta deficiencia de la memoria es cambiar regularmente tus hábitos. Modificar tus costumbres. Cambiar de rumbo para ir al trabajo o iniciarte, regularmente, en nuevas actividades. Según los investigadores de ella De Chicago Bush University Medical Center, el hecho simple de dedicar quince minutos diarios al aprendizaje de una nueva actividad mejorará tu capacidad de memorización.

Sueñas despierto cuando lees, tienes falta de concentración

Una dieta pobre en proteínas baja la tasa de dopamina, un neurotransmisor que también actúa como estimulante del sistema nervioso, de la función de la atención y de la concentración.

El remedio: todos los alimentos ricos en aminoácidos tales como la tirosina son unos aminoácidos precursores de la dopamina. Las almendras, los plátanos, los productos lácteos, las habas lima, semillas de calabaza, y semillas de sésamo son fuentes excelentes de tirosina. También existe una posibilidad de consumirlo en forma de suplemento. Las personas bajo tratamientos a base de inhibidores del monoamine oxydase (Mao) (prescritos en los casos de depresión) deben limitar su consumo de tirosina y abstenerse de consumirlo en forma de suplementos.
Un masaje reducirá la producción de cortisol y estimulará la producción de dopamina. Un equipo de investigadores en Italia descubrió que la utilización de la musicoterapia, o la escucha de ciertos sonidos, estimulaba la producción de serotonina y dopamina en el cerebro.

Los errores alimentarios que favorecen tus lapsos de memoria

Para los lapsos de memoria, como para la salud en general, lo más importante no es lo que se debe hacer para mejorar la situación, sino lo que se debe hacer para no agravarla.
Inútil arruinarte con complementos alimenticios, aceites de pescados o jenjibre si persistes en ciertas costumbres o productos alimentarios.

Te lavas los dientes con un dentífrico con flúor

El flúor nos dijeron que era necesario para la salud de los dientes, ¿no?
Ha sido demostrado que el flúor es peligroso.
El flúor crea lesiones en el cerebro.
Es decir favorece, a largo plazo, los lapsos de memoria.
Entonces, evítalo. Bebe la menos posible agua del grifo, evita las frutas y las verduras tratadas químicamente porque se encuentra en los plaguicidas.
Sé que el problema del agua no es fácil de resolver, pero es urgente para nuestra salud buscar una solución porque el flúor no es el solo problema vinculado al agua de bebida.

Consumes regularmente alimentos azucarados, sobre todo industriales

La industria agroalimentaria prácticamente usa en todos sus productos el azúcar, entre otras cosas como conservador poco costoso.
El azúcar, hasta el natural, provoca inflamación crónica en el cuerpo perjudicando mucho la salud y no sólo la cerebral.
El 65 % de los diabéticos presentan un riesgo muy elevado de enfermedad de Alzheimer.

Comes alimentos fabricados a partir de harinas blancas

El pan blanco, las pastas blancas, los pasteles, las pizzas etc., derivan de esta harina refinada, sean de fabricación biológica o no.
El jarabe de agave, a menudo aconsejado, es un azúcar refinado

¿Dónde está el problema?

Investigadores estudiaron la pérdida constante de capacidades mentales entre las personas de cierta edad asociándolo a la cantidad de azúcar refinado que tomaban.
Lo que explica completamente que los alimentos azucarados refinados no contienen, a causa de su refinado, vitaminas, ni minerales, ni enzimas, ni fibras que permitan disminuir la absorción de azúcar en sangre.
De modo que cuando comes una media luna (cruasán) o bebes zumo de frutas, una gran cantidad de azúcar llega a la sangre lo que ocasiona un pico de insulina en el cuerpo como reacción por parte del páncreas.
Esta insulina es el principio de una inflamación que se vuelve crónica a causa del consumo repetido de azúcar refinada, afectando a las membranas de las neuronas.

Quiero insistir en el hecho de que los cereales completos y biológicos, tan alabados como base de nuestra alimentación, también ponen en marcha una elevación de la tasa de azúcar sanguíneo por la liberación de la insulina.
Los cereales no deben ser consumidos en grandes cantidades cualquiera que sea su calidad.
Imagino que se te dijo lo contrario, que son beneficiosos para la salud desde el momento en que son completos y biológicos ¿no?.

Artículos relacionados:

3 Comments

  1. bletddwer septiembre 14, 2014
  2. Alberto septiembre 16, 2014
  3. Martina septiembre 20, 2014

Add Comment