Resfriado

resfriadoEl resfriado, también llamado rinitis infecciosa, es una infección viral de nariz y garganta. Los médicos explican que es una afección que evoluciona espontáneamente hacia la curación siguiendo su curso normal.
Los resfriados, normalmente, no son peligrosos, pero tienen repercusiones sociales y económicas. Les atribuimos el 40 % del trabajo perdido y el 30 % del absentismo escolar. Sus síntomas se atenúan al cabo de una semana, pero pueden durar hasta dos semanas.
Hay más de doscientos virus diferentes del resfriado. El más corriente es el rhinovirus, que es responsable de cerca del 40 % de los resfriados que afectan al adulto. La frecuencia del resfriado es más elevada entre el otoño y comienzos de la primavera.

Causas

El resfriado común es infeccioso y puede pues ser transmitido de una persona a otra. Por término medio el adulto tendrá de dos a cuatro resfriados al año, la mayoría de ellos en invierno. Los niños de pecho, cuyas defensas inmunitarias todavía no están constituidas, pueden tener de ocho a diez resfriados al año. Los niños de menos de seis años, edad preescolar, padecen, por término medio, seis u ocho al año.
El virus del resfriado se transmite, fácilmente, por las gotitas finas que expulsa una persona infectada cuando estornuda o tose. El contacto de mano a mano es otra vía de transmisión. Los virus del resfriado pueden continuar viviendo varias horas sobre superficies duras y pueden invadir el organismo si nos llevamos las manos a los ojos, nariz o boca después de haber cogido un objeto, girado un picaporte o descolgado un teléfono que otra persona resfriada recientemente haya manipulado.
El tiempo frío nos hace más susceptibles al resfriado.

Síntomas y complicaciones

Los virus del resfriado invaden las mucosas que se encuentran en el interior de la boca, garganta y nariz y hacen su aparición cuando las mucosas infectadas se inflaman.

Estos síntomas evolucionan en un intervalo de uno a tres días, pudiendo durar el resfriado de siete a diez días. He aquí las manifestaciones clásicas del resfriado:
· Dolor de garganta o garganta seca e irritada.
· Mucosidad o congestión de la nariz.
· Estornudos causados por la congestión nasal.
· Dolor de cabeza atribuible a la congestión.
· Dolor de oidos vinculado a la congestión nasal (que afecta más frecuentemente a niños que a adultos).
· Fiebre ligera acompañada de escalofríos (más frecuente en niños que en adultos).
· Tos, habitualmente seca al principio pero acompañada de expectoraciones y flemas.
· Sensación de cansancio.

El resfriado puede agravar los síntomas de otras afecciones como el asma y las enfermedades pulmonares obstructoras crónicas (MPOC). Un resfriado puede ocasionar bronquitis bacteriana, faringitis, neumonía u otitis sobre todo cuando la persona padece de una afección pulmonar.
No está comprobado que el cansancio, el estrés, una mala alimentación o una salud debilitada provoquen resfriados más frecuentes o más graves.

Los virus del resfriado pueden infectar otras partes del organismo como el ojo, que puede ser tocado por una infección llamada “ojo rosa” (una conjuntivitis ligera). Los niños están particularmente expuestos a esto porque tienden a secar la nariz con sus manos frotándose, después, los ojos.

Diagnóstico

Un resfriado no necesita habitualmente consulta médica. El mismo afectado puede curar su resfriado porque se trata de una afección muy común. Muchas personas creen tener gripe mientras que tienen, simplemente, un mal resfriado.
De hecho, la gripe se distingue fácilmente del resfriado por síntomas tan característicos como una fiebre alta y cansancio. Además, no se acompaña de nariz tapada.

Es importante no confundir los síntomas causados por ciertas afecciones como la faringitis o las infecciones bacterianas pulmonares (por ejemplo, la neumonía) con un simple resfriado. Si comienzas a sentir síntomas que no son típicos del resfriado común, como tos acompañada de expectoraciones parduzcas, gran dolor de cabeza, fiebre fuerte o dolores de oidos, podrías tener una infección más grave y deberías consultar a tu médico. Si tus síntomas no mejoran al cabo de diez o catorce días sería bueno citarte con tu médico.

Tratamiento del resfriado y prevención

resfriado sintomasTodavía no se ha encontrado el medio de matar los virus al comienzo del resfriado común. Dado que los resfriados son unas afecciones causadas por virus, los antibióticos no los combaten eficazmente. Los antibióticos son sólo útiles en caso de infecciones bacterianas y cuando un resfriado se complica y provoca una infección bacteriana.
Como no existe tratamiento curativo paara el resfriado, puedes utilizar estrategias de adaptación y medicamentos que atenuen tus síntomas y las molestias que engendran, como:
· Guardar cama uno o dos días. Te sentirás mejor y aunque el resfriado no desaparezca rápidamente evitarás transmitírselo a tus allegados.
· Quedarte en casa y beber mucho líquido. Las bebidas calientes (como el caldo de pollo) pueden aliviar un poco la congestión.
· Hacer gargarismos con agua salada tibia en el caso de dolor de garganta. También puedes utilizar un humectador: el aire húmedo contribuirá a apaciguar la tos.
Aunque las medicinas no aceleran la curación de un resfriado, algunos atenúan los síntomas, particularmente:
· Los descongestionantes nasales ofrecidos en tabletas, vaporizador o gotas. Las personas que tengan afección cardíaca, presión arterial elevada, problemas del tiroides, diabetes, glaucoma, hipertrofia de la próstata, así como mujeres embarazadas, o que amamantan, deberán consultar a un médico antes de tomar estas medicinas. Los descongestionantes nasales en vaporizador y en gotas no deberían emplearse más de tres días con el fin de evitar el riesgo de agravación de la congestión por efecto rebote.
· Las medicinas que calman la tos, los antitusivos. Puedes obtenerlos en venta libre y, a menos que el médico diga lo contrario, deben ser tomados sólo en el caso de tos “seca”. Si la tos es “productiva”, es decir, si produce mucosidad, deberás evitar este tipo de medicinas. En efecto, vale más expulsar la mucosidad tosiendo antes que dejar que se acumule en los pulmones donde puede causar complicaciones. Las personas que tienen tos productiva además de otra afección como el asma o un MPOC (por ejemplo, una bronquitis crónica o un enfisema) deberían consultar a un profesional de la salud antes de emplear antitusivos. La codeína y la hidrocodona pueden poner en jaque un resfriado tan sólo con la receta de un médico.

· Los expectorantes fluidifican las secreciones al principio de la congestión.

· Los antihistamínicos controlan el derrame nasal pero podrían agravar la congestión. Las personas que tienen una afección pulmonar crónica, un glaucoma o dificultades para orinar debido a una hipertrofia de próstata, deben pedirle consejo a su médico antes de tomar antihistamínicos.

· Los analgésicos, o medicinas antidolor (por ejemplo, la acetaminopina, el ácido acetilsalicílico o AAS y el ibuprofeno) pueden tomarse para aliviar la fiebre y el dolor asociado con el resfriado común. Las personas de dieciocho años o menos, no deberían emplear el AAS. Las que tienen asma o úlcera gastroduodénal no deben utilizar ni el AAS, ni el ibuprofeno, salvo que opine lo contrario el médico.
Salud Canadá no recomienda el uso de medicinas contra la tos y el resfriado en niños menores de seis años. Hay pocos datos que atestiguen su eficacia y algunos casos de efectos secundarios graves se han visto sobre todo cuando dosis excesivas han sido dadas.

A menos que tu médico o farmacéutico te lo recomiende no tomes, a la vez, varias medicinas contra el resfriado. Evitarás así recibir una cantidad demasiado grande de medicinas.
La dosis de vitamina C de 1 g. al día deberá ser tomada antes de la sobrevenida del resfriado, pudiendo disminuir su duración y gravedad. Las dosis fuertes de vitamina C tomadas cuando los síntomas del resfriado aparecen, no provocan disminución ni gravedad durante los síntomas.
Por otro lado, algunas alegaciones se han hecho respecto a la equinácea para la prevención y el tratamiento del resfriado, aunque están sostenidas por un número débil de estudios científicos. Ciertos datos hacen creer que el extracto de ginseng norteamericano cuando se toma diariamente, podría reducir el número, duración y gravedad del resfriado en las personas que tienen por lo menos dos al año.

El mejor modo de prevenir el resfriado es el lavado frecuente de manos con agua caliente y jabón, sobre todo después de haber tocado objetos susceptibles de albergar el virus. No olvides prolongar el lavado durante quince segundos y lavar toda la superficie de las manos. Si no encuentras agua y jabón, puedes limpiarlas con una solución desinfectante a base de alcohol y frotarlas hasta que el producto se haya evaporado.
También, deberás evitar el contacto directo con personas resfriadas, sobre todo al principio del resfriado. Además, abstente de frotarte la nariz y los ojos con las manos. Ejercicios apropiados, descanso y una buena alimentación contribuirán a reforzar el sistema de defensas de tu organismo para que se encuentre en situación de rechazar las invasiones de los virus del resfriado.

Si tienes un resfriado cubre tu boca y nariz con un pañuelo de papel cuando estornudes o tosas, luego desecha el pañuelo. Si no tienes pañuelos de papel, cúbrete la boca con el hueco del codo cuando tosas, en lugar de con la mano, de ese modo evitarás proporcionar un terreno de reproducción al virus susceptible de contaminar otras superficies.

Artículos relacionados:

Add Comment